2016-04-04

La estructura triádica-trinitaria



Sinteticemos ahora todo lo que hemos dicho en forma de estructura topológica.
Lo que nos interesa sobre todo es mostrar la vinculación de las tríadas con las trinidades, que ya hemos avanzado [fig. 01]. En rigor las tríadas miméticas inmanentes estarían representadas en el plano intermedio, designado como el de los "BÍOI PROFANOS", como si se tratase de un alzado y estas tríadas estuviesen en planta y las viésemos de perfil. Pero lo cierto es que, como hemos mostrado, las tríadas nunca son completamente inmanentes, siempre son el algún grado excesivamente inmanentes, en el sentido en que están atravesadas por la dimensión transgresora, así como trascendentes, en la medida en que, como sabemos, la trascendencia se da en correspondencia con este exceso de inmanencia. De ahí que sea más interesante mostrar estas tríadas tensadas por las trinidades, a los bíoi profanos en relación con los bíoi sagrados.

Así, la figura muestra las dos tríadas m-f-m y f-m-f, pero desdobladas a su vez en dos, en la medida en que uno de los integrantes de estas tríadas es un bíos sagrado, que como sabemos puede desdoblarse en dos figuras inmanente y trascendente. Hemos solapado las tríadas en el elemento masculino pero esto es indiferente; nada cambiaría si lo hiciésemos en el elemento femenino. Las relaciones entre los bíoi sagrados y los bíoi profanos de sexo contrario pueden considerarse también hierogamias de tipo mixto, profanas-sagradas. Estas hierogamias mixtas pueden ser de tipo inmanente-inmanente —"UNIÓN ILEGÍTIMA"— o inmanente-trascendente —"UNIÓN SIMBÓLICA"—. Pero la hierogamia más sagrada se da en la unión entre estos bíoi sagrados, sea en su dimensión inmanente —"UNIÓN ILEGÍTIMA", "HIEROGAMIA INMANENTE"— o en la trascendente —"UNIÓN SIMBÓLICA", "HIEROGAMIA TRASCENDENTE"—. Las "UNIONES ILEGÍTIMAS" son, en tanto transgresiones, referencias negativas de las "UNIONES LEGÍTIMAS", permitidas. La "UNIÓN SIMBÓLICA", precisamente por ser de carácter simbólico, abarca tanto a las "UNIONES LEGÍTIMAS" como a las "ILEGÍTIMAS", en la medida en alude a la transgresión sin hacerla explícita, y por lo tanto actúan también como referencias, a un tiempo positivas y negativas, de las "UNIONES LEGÍTIMAS", es decir, de los matrimonios profanos.

En cuanto a las relaciones entre los integrantes del mismo sexo, estas están caracterizadas por la rivalidad mimética, pero en el caso de las inmanentes, se trata de rivalidad, agresividad y violencia físicas, reales, mientras que en el caso de las relaciones inmanentes-trascendentes se trata de las mismas actitudes sublimadas en forma de admiración y emulación. Insistimos en que ambas son relaciones de rivalidad mimética, pero lo cierto es que la inmanente tiende a experimentarse como verdadera rivalidad, mientras que su sublimación en la relación inmanente-trascendente tiende a enmascarar su carácter de rivalidad. De ahí que las hayamos designado respectivamente como "RIVALIDAD" y "EMULACIÓN". De la misma manera que las uniones profanas toman como modelos las uniones sagradas, las distintas formas de rivalidad mimética entre bíoi profanos se basan en las formas de rivalidad y de sacrificio sagrados, que hemos designado como "SACRIFICIO".



A continuación hemos eliminado de la primera figura los elementos triádicos para subrayar los trinitarios [fig. 02]. Pero insistimos en que ambas figuras son dos aspectos de la misma estructura, que las tríadas y las trinidades son dos formas de una misma MHS.

Aparecen ahora las dos trinidades m-f-m y f-m-f, otra vez desdobladas según predomine la "HIEROGAMIA INMANENTE", real, física, o la "HIEROGAMIA TRASCENDENTE", ideal, simbólica. En ambos casos se da también una "HIEROGAMIA INMANENTE-TRASCENDENTE". Además, como ya hemos adelantado, entre los dos integrantes del mismo sexo se da una relación que puede oscilar entre la de rivalidad o la que mantienen las dos dimensiones de un mismo bíos sacrificial. Con este esquema básico tendríamos todos los posibles tipos de trinidades y todas las combinaciones entre las diferentes hierogamias y sacrificios-rivalidades, que aparecerían en los distintos contextos culturales en función de las circunstancias.

En lo que hay que insistir es en que esta estructura triádica-trinitaria es, por así decirlo, el molde, el marco, el patrón, en el que opera la MHS. Así, incluso cuando se quiera simplificar y hablar de individuos o de parejas, estos están inscritos siempre por defecto en tríadas. Y de la misma manera, todas las estructuras divinas pueden inscribirse en última instancia en estas trinidades o en combinaciones de ellas, sea el caso de esquemas monoteístas, dualistas o politeístas, de dioses inmanentes o trascendentes, así como de figuras intermedias entre lo divino y lo humano, de los héroes a los ángeles, de los reyes sagrados a las estrellas de Hollywood.
Extracto de la obra La máquina hierogámico-sacrificial, de próxima publicación.
Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. http://deliriousheterotopias.blogspot.com/