2016-08-24

¡A la caza de poke-burkinis!


Foto: El País/Gtresonline.

24.08.16

El sionista y bilderbergiano El País nos proporciona hoy carnaza fresca bajo el título "Multa al 'burkini' en Niza. Sancionada una mujer en una playa de Niza por llevar esa prenda".

http://elpais.com/elpais/2016/08/24/album/1471991953_692247.html

De la misma manera que se cazan Pokemon Go hay que cazar burkinis. Es la nueva moda en el país de la Liberté, la Égalité y la Fraternité. Lo que nos confirma una vez más que estas palabras son parte de la propaganda masónica utilizada en las revoluciones de colores, como fué la llamada francesa. Una de las primeras revoluciones de colores: azul, blanco y rojo.

Ahora toca cazar burkinis, para mayor honra del orden global y de la reducción de todo a la lógica única del poder: "el sometimiento os hará libres".

Enésima campaña de fabricación de realidad por parte de los medios, que habría que dejar de llamar "medios de comunicación" o "medios de información", y renombrar como "medios de producción de realidad".

Parece otra imagen, de otro tema, de otro país, de otra cultura, de otro día, pero es siempre la misma estrategia utilizada una y mil veces en todos los temas, en todos los países, en todas las culturas, todos los días.

De lo que se trata es de producir chivos expiatorios para canalizar la violencia estructural del sistema. Exutorios de la indignación, del paro, de la pobreza, de la injusticia estructurales. De lo que se trata es de dar visibilidad a un determinado tema por encima de todos los demás, de manera que las energías sociales excedentes se canalizen a través de estas imágenes, las carguen libidinalmente de sentido, las conviertan en símbolos vivos, compartidos por una mayoría, pero con una minoría como protagonistas. Es la vieja mecánica sacrificial que rige desde el comienzo de los tiempos, y que los sionistas conocen muy bien porque la utilizan sacrificando incluso al que dicen es su propio pueblo judío, como hicieron en el hollycausto.

Pero se trata al mismo tiempo de humillar al "otro", porque parte del juego es ofrecer carnaza al pueblo y al espectador a costa de alguien que es devorado. "¿Estás jodido? Pues no te preocupes. Te daremos carnaza para que te desahoges y de paso veas que otros están más jodidos que tu."

Esta canalización de la violencia social enmascara la verdadera violencia estructural del sistema, que en última instancia hoy se llama Pentágono-dinero ficticio.

De manera que estas campañas son las que verdaderamente producen la violencia racial, la violencia religiosa, la violencia de género. La estrategia es siempre la misma en los distintos ámbitos. Pero para ser más exactos, no es que estas campañas psicológicas produzcan violencia. Lo que verdaderamente hacen es canalizar una violencia que está ya en el sistema y necesita ser liberada para purgarlo, para evitar que el régimen de poderreligión pierda cohesión y se vea amenazado.

Lo que es importante entender es que esta campaña, como todas las que vemos, desde el niño kurdo con los colores masónicos muerto en la playa, al niño sirio que se tapa el ojo como Horus, son mucho más intencionadas de lo que parece. O están directamente escenificadas, con actores de crisis, con ONGs que actúan como tapaderas de las agencias de inteligencia, o están seleccionadas entre muchos casos para que se ajusten a una agenda y a un simbolismo determinados. Son puro teatro pero presentado como algo real, como algo espontáneo, para que sea más efectivo.


Foto: El País/Gtresonline.

De las decenas de casos que se habrán producido desde que se aprobó esta ley racista e instigadora de la violencia, han seleccionado con mucha intencionalidad la que nos muestran hoy. Porque es la que proporciona carnaza al espectador. Han cuidado de que se trate de una mujer sola, de que esté relativamente aislada del resto de veraneantes, de que sea la única que lleva el burkini de todos ellos, de que sean cuatro hombres los que la abordan.


Foto: El País/Gtresonline.

Después la han humillado obligándola a quitarse el vestido que le cubría el burka, mientras todo el mundo miraba. En la playa y en los medios de producción de realidad. Porque esta ley no está para proteger derechos sino para humillar al "otro", al que no es "normal".

Cuatro hombres obligan a una mujer a desnudarse. En el pasado indignaba la desnudez y hoy, en el regimen pornográfico, sádico, lascivo, obsceno que padecemos, lo que indigna es que otras culturas no se sometan a este orden satánico. No solo indigna llevar el burkini, sino incluso llevarlo debajo de otra ropa. Dentro de poco nos obligarán a llevar los calzoncillos y las bragas que dicte el sistema, y nos obligarán a desnudarnos en público para comprobar si cumplimos la ley.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/08/porno-burkini-liberte-egalite-fraternite.html

De esto se trata también con los escáneres de los aeropuertos, de la humilllación del hombre a la máquina, que en última instancia es humillación por otros hombres. Y así seguiremos pasito a pasito hacia la dictadura global, hacia el microchip, hacia la subyugación progresiva del ser humano a la "inteligencia" artificial.

Se trata de otro frente de la misma guerra que está librando la élite globalista contra todos y que consiste en convertirnos en "cabezas" de ganado transhumano, en "capital". Lo revelador del término "capital" es que alude a las "cabezas" de ganado, y quién sabe si también a las de esclavos, a las de mujeres vendidas en el orden patriarcal a los pretendientes que más podían pagar por ellas. Y ahora vemos que el capitalismo va declinando pero el orden de sometimiento de la mayoría a una minoría sigue basándose en la misma lógica, la del ganado.


Foto: El País/Gtresonline.

Por supuesto han seleccionado una mujer sola, sin acompañantes, sin pareja, sin niños. Porque forma parte de la campaña de desfertilización y de destrucción de la familia tradicional. Nos muestran a la mujer sola y la obligan a desnudarse porque la están confrontando simbólicamente con el modelo de mujer hollycapitalista, que es joven, delgada, en bikini, soltera, sin hijos. Los símbolos operan siempre por pares, oscilan entre polos. Son ambivalentes.

Nos están diciendo: "Ves, así NO hay que ser. Hay que ser como las artistas de la hollymúsica, como Miley Cyrus, delgada, sin hijos, lesbiana, guarra, lasciva, irreverente."

Todo esto pone de manifiesto hasta qué punto seguimos padeciendo un régimen radicalmente patriarcal, en el que la supuesta libertad, incluida la de las mujeres, no es más que una libertad pervertida, un libertinaje, que nos somete aún más a un orden satánico que lo invierte todo como estrategia de poder.

¡Han ido cuatro agentes a poner una multa a una mujer! Porque de lo que se trata no es de la ley y su cumplimiento sino de una demostración de fuerza que instigue la violencia racial y religiosa.

Puede parecer una vinculación forzada pero creemos que no es así. Y es que esto tiene mucho que ver con la campaña de adoctrinamiento "Caza Pokemon Go". Se trata de la misma lógica de confusión de la realidad y la ficción que es esencial en el hollycapitalismo de hoy. Jugar a Pokemon Go consiste en esto, en asumir que un monigote irreal que aparece en la pantalla del móvil es real, que forma parte de la realidad, y afecta nuestra manera de actuar y de pensar. La lógica es muy parecida aquí. El sistema nos dice que el bikini es bueno y el burkini es malo, y nosotros asentimos y acto seguido nos dedicamos a "cazar burkinis". El espectador medio no se para a pensar sobre el tema. Lo asume como una "realidad". Así es como los medios producen la realidad.

Lo están preparando todo para la persecución de los musulmanes en Francia y en otros lugares, como hicieron con las minorías en la Alemania nazi. Programación predictiva. Para que próximamente, cuando se produzca el colapso controlado del sistema financiero y el reseteo monetario las masas tenga "capital" humano para liberar su indignación. Porque la realidad es que la crisis solo se resuelve destruyendo "capital".

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. Colabora habitualmente en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon y Página Transversal, así como en la serie de videoprogramas "Hollycapitalismo" en La Caja de Pandora.