2016-09-07

Madonna: el ojo sádico y el velo de Isis (3/5)


El controlador MK Ultra como paradigma de la vigilancia hollycapitalista, en "Express Yourself".

Continuación de "Madonna: ISIS entre las II Columnas (2/5)"


El Ojo de Horus como dispositivo cinematográfico; promoción de la pederastia, en "Open your heart",

Si "Papa Don't Preach" supone el fomento encubierto de las relaciones incestuosas entre padre e hija, pero en general pedofílicas y pederásticas entre hombres y niñas, "Open your heart" (1986) hace lo propio, pero de una manera más explícita, con las relaciones entre mujeres y niños. El menor de edad quiere entrar en un peep show donde Madonna es una estrella porno, pero el taquillero se lo impide. El niño mira los cárteles de la pornstar tapándose alternativamente uno y otro ojo. Evidentemente está aludiendo al Ojo de Horus, al Ojo Illuminati, y nos está mostrando hasta qué punto lo que está en juego en este dispositivo es la pervesión sexual y el sadismo. Pero lo que nos interesa aquí destacar es cómo este Ojo de Horus vuelve a aparecer flanqueado por las Dos Columnas, que las manos del niño evocan de manera muy explícita. El velo de Isis, por lo tanto, o el umbral del templo hollycapitalista, forma para de un dispositivo más complejo en el que el otro elemento fundamental es el Ojo. El Ojo como sentido preeminente, el Ojo como paradigma de las relaciones hollycapitalistas, el Ojo encarnado en todos nosotros. Si las estrellas hollywoodeses y hollymusicales están permanentemente mostrándonos este Ojo, de la misma manera que los alemanes hacían el saludo nazi, es para recordarnos que el dispositivo de poderreligión central hollycapitalista es el ojo sádico, el ojo perverso, el ojo que ve sin ser visto.


Leda y el Cisne, copia del s. XVI a partir de obra desaparecida de Miguel Ángel; Madonna como Leda, en "Express Yourself".


Madonna frente a las Dos Columnas; cama como santa sanctorum, en "Express Yourself".

En "Express Yourself" (Exprésate, 1989) Madonna vuelva a aparecer encerrada en un templo de erotismo y violencia, entre las Dos Columnas o los dos hombres. La frase de este tema "No te quedes con el segundo mejor, nena", deja bien a las claras que toda relación erótica están inscrita por lo menos en un triángulo en el que las dos figuras de un mismo sexo son comparadas y rivalizan. Pero en este caso las Dos Torres que nos muestran son claramente asimétricas. Una es significativamente piramidal y la otro rectangular. Como vamos a ver se corresponden respectivamente con el controlador Illuminati y el trabajador manual, el iniciado y el profano, las logias y el sistema de poderreligión inferior.

En este templo hollycapitalista la cama de la sacerdotisa-esclava sexual es la cámara secreta, el santa sanctorum. Estamos ante una reinterpretación del mito de Leda y el Cisne, en el que Zeus se metamorfosea en este animal para violar a la joven. Otra vez el triángulo.

https://www.youtube.com/watch?v=cHNiY0B2-GU


Controlador MK Ultra; Isis-esclava sexual con cadena en forma de "S", en "Express Yourself".


El controlador-espectador hollycapitalista sádico; mientras el trabajador manual viola a la esclava sexual, en "Express Yourself".

Pero ahora Zeus es un controlador MK Ultra que activa las puertas de este santa sanctorum y encadena a la joven para disfrutar sádicamente mientras la viola un mortal. De la misma manera que en el mito clásico Zeus posee espiritualmente a Leda al mismo tiempo que el rey Tíndaro se une eróticamente con ella.

Pero lo más interesante de este trabajo es que aparecen asociados los programas de control mental y la producción capitalista, o mejor hollycapitalista, precisamente porque aquí vemos como la dimensión religiosa y espectacular sobredetermina la dimensión puramente productiva. Así, el controlador activa con su mando a distancia tanto las máquinas de producción de mercancías como a los seres humanos. Vemos por tanto cómo en última instancia no hay distinción entre el humano y la mercancía, cómo el régimen hollycapitalista se alimenta precisamente de esta confusión, como el santa santorum del templo hollycapitalista es precisamente el lugar en el que el goce sádico se transforma en valor de cambio.

Esto se hace evidente en el hecho de que el controlador MK Ultra no solo es el capitalista que controla la produción, sino sobre todo el que controla a la esclava sexual, que es de hecho el paradigma de la mercancía, la mercancía fundamental que funda el valor de cambio a través del que el resto de las mercancías obtienen su valor. Así, el handler puede manejar a placer en la distancia las enormes puertas metálicas del dormitorio de la esclava sexual, una vez más flanqueada por dos grandes torres fálicas.

Y al mismo tiempo que controla el mecanismo de apertura y cierre de este santa sanctorum, observa en la distancia, con un monóculo-Ojo Illuminiti, el ritual hierogámico-sacrificial que se desarrolla en su interior. Evidentemente estamos en el universo de las sociedades secretas, de los rituales de sexo y sangre más allá de la moral. Pero lo que este trabajo nos muestra es que son estas sociedades secretas y estos rituales los que están en el centro del proceso de valoración hollycapitalista. Precisamente por lo que decíamos, porque en ellos es donde el ser humano se equipara a la mercancía y por lo tanto toda la cadena del valor de cambio se carga libidinalmente.

Este videoclip nos parece uno de los trabajos más significativos de Madonna para entender cómo su obra se imbrica con la dimensión productiva del sistema. Nos muestra que uno de los dispositivos hollycapitalistas fundamentales coincide con el velo de Isis, pero que como decimos está a su vez en función de un Ojo sádico de Horus que la observa. Lo que este video tan sobresaliente de Madonna nos muestra es que el control político-religioso que ejercen las élites remite en última instancia al control del umbral del templo, a su capacidad de mostrar más o menos de lo que sucede en el santa sanctorum.

Por eso las élites hollycapitalistas deben controlar los sectores clave de este régimen que se encargan de este fitrado: Hollywood, la hollymúsica, los medios de desinformación, la pornografía, incluyendo el tráfico ilegal de material obsceno, de abuso sexual, snuff, etc. Este control del umbral del templo es el velo de Isis.

Lo que es importante entender es que el controlador MK Ultra define todo un paradigma de poderreligión que atraviesa toda la sociedad en los distintos niveles. Todos estamos en alguna medida inmersos en este dipositivo, todos somos en alguna medida al mismo tiempo controladores y controlados. En este dispositivo la pantalla cinematográfica en todas sus variantes —ordenador, tablet, móvil, control de equipos, etc.— equivale al velo de Isis. La pantalla cinematográfica, en este sentido amplio, es uno de los elementos fundamentales a través de los que se ejerce el poderreligión hollycapitalista. El poderreligión se ejerce sobre todo mostrando y ocultando. Esto es lo que vemos en los escándalos de los líderes políticos, en los atentados de bandera falsa, en Pokemon Go. De la misma manera el espectador cinematográfico, otra vez en el sentido más amplio del término, es el paradigma del ciudadano. La soberanía pasa a ser el derecho y el deber a ver, a ser espectador. Mientras que el no-ciudadano, el "otro", es el acusado de terrorismo, el privado de habeas corpus, el preso de Guantánamo.

El paradigma del ciudadano hollycapitalista es por lo tanto espectador cinematográfico, y este como vemos remite al controlador MK Ultra. El "buen" ciudadano es un espectador pasivo y sádico.


El ojo voyeur; sacerdotisa hollycapitalista homosexualizadora de hombres, en "Justify My Love".

Pero también un voyeur. En "Justify my love" (Justificar mi amor, 1990) vemos una vez más el Ojo Illuminati, en este caso como observador voyeurístico en el marco de relaciones triangulares. La figura de la sacerdotisa vuelve a aparecer aquí, como ya veíamos en "Time Stood Still", pero ahora de una manera más explícita, como figura articuladora central de estas relaciones. Recordemos que lo que está en juego es la trinidad masculina-femenina-masculina. La sacerdotisa articula, "justifica", como la Maat del "Juicio" de los Muertos, las relaciones entre dos hombres. Y de esta manera puede contribuir a su homosexualización, que como hemos visto es la otra cara de la rivalidad, su sublimación. En esta homosexualización masculina de la sociedad como mecanismo de poderreligión, como estrategia de ingeniería social, juegan un papel central un tipo particular de mujer perversa y corrompida, que toma como modelo figuras como Madonna, pero que son también víctimas de la agenda de destrucción de la familia tradicional por parte de las élites.


La trinidad mixta y el ajedrezado masónico, en "Justify My Love", en la gira mundial "Girlie Show".

Y una vez más encontramos todos estos temas condensados en una imagen de "Justify My Love", en la gira mundial "Girlie Show" (Show de chicas) de 1993, con una Isis con un pache pirata, flanqueada por dos gentlemen con bastones fálicos y un ajedrezado masónico de fondo. Isis y el Ojo de Horus aquí coinciden.


Un ángel negro observa desde una grúa de cámara cómo la artista es asesinada, en "Bad Girl".


Ángel negro como productor cinematográfico junto al espíritu de la "estrella" sacrificada, en "Bad Girl".

En "Bad Girl" (Chica mala, 1993) volvemos a encontrar una estructura muy similar a la de "Express Yourself", de nuevo con las dos dimensiones humana y divina de lo masculino y la figura femenina central que los articula. En este caso el controlador es una suerte de angel negro que observa desde las alturas a la artista y se las arregla para que un mortal la asesine. Pero lo interesante es que el ángel está subido a una grúa de cámara, lo que nos confirma hasta qué punto el dispositivo cinemátografico encarna la estructura conformada por el velo de Isis y el Ojo sádico.

Este videoclip nos muestra también algo que es fundamental en el régimen hollycapitalista: que en él la realidad es un producto de la ficción. Pero además, que esta estratagia de producción de realidad tiene como centro, como paradigma, otra vez, la violencia y el goce sádico. Esta es la mecánica que subyace en todo lo que vemos hoy, de los atentados de bandera falsa a las pandemias de laboratorio, de las desapariciones mediáticas de adolescentes a los niños muertos colocados intencionadamente en la orilla de la playa para manipular la opinión pública global.

Pero también en este trabajo vemos que el mismo mecanismo es el que está en la base de la producción de "estrellas", que estás no se entienden al margen de un ritual hierogámico-sacrificial


Prostituta de élite entre las Dos Columnas y bajo un "óculo", en "Beatiful Stranger".


Ojo sádico con forma de signo masculino, en "Beatiful Stranger".

En "Beatiful Stranger" (Guapo desconocido, 1999) vuelve a aparecer la diva entre las Dos Columnas. Pero si tratamos ahora de este trabajo es porque la artista está bajo un enorme óculo —ojo—, y porque vuelve a hacerse explícito el dispositivo cinematográfico que estamos analizando. Madonna es una espía-prostituta de élite que debe seducir a otro espía para obtener información. Estamos otra vez implícitamente en el tema del velo de Isis —"ella es una maestra del disfraz", "eres el diablo disfrazada"—. Se trata otra vez de la mujer instrumentalizada como mecanismo de captura del deseo masculino, como paradigma de la mercancía hollycapitalista. Pero lo interesante de este videoclip es que nos muestra otra vez que el velo de Isis forma parte de un dispositivo más complejo en el que también participa el Ojo de Horus, y que este Ojo es por encima de todo un ojo masculino, perverso, sádico. Esto se pone de manifiesto de manera muy explícita en el monóculo con forma de signo masculino a través del que el espía otea a la prostituta.


El disco solar alado egipcio como tercer ojo de Isis, en la Super Bowl XLVI.

Todo lo que venimos diciendo lo encontramos sintetizado en la imagen anterior, procedente de la Super Bowl XLVI (2012), en la que aparecen el rostro de Isis formando una pirámide invertida con sus brazos, y otra pirámide superior rematada por el ojo de Horus alado, que hace las veces de tercer ojo. Aquí vemos de manera muy evidente como el culto del Ojo que todo lo ve se inspira en la mitología del tercer ojo pero la pervierte para hacer de este tercer ojo un mecanismo de control mental que, como hemos visto, es en realidad un ojo perverso y sádico. La sabiduría y la espiritualidad de los Illuminati son perversiones de una raza de degenerados que parasitan las tradiciones antigüas y hace de ellas instrumentos de embrutecimiento.

https://www.youtube.com/watch?v=W795W63n7mA


Pirámide invertida en la publicidad para MDNA Skin.

En un sentido similar podemos interpretar el gesto del ojo enmarcado por la pirámide Illmuninati, pero invertida, en la publicidad de sus productos de belleza MDN Skin (2014). Por cierto que las siglas M-DNA son una alusión explícita a la agenda transhumanista y al proyecto de control total de los organismos biológicos por la inteligencia artificial, a través del ADN. De hecho es muy posible que MDNA signifique para un iniciado Modified DNA (ADN Modificado), como en GMO (Genetically Modified Organism, Organismo genéticamente modificado).


Hierogamia astral como ojo divino; y ojo humano, en la Super Bowl XLVI.

Siguiendo con la ceremonia de la Super Bowl XLVI, después de ver las dos pirámides invertidas, justamente cuando comienza el tema "Like a Prayer", cuando la cantante pronuncia "La vida es un misterio", el ojo de Horus, coincidente con el disco solar alado que hemos visto, vuelve a ocupar el lugar central del escenario. Pero esta vez se escenifica una hierogamia astral con la luna dando lugar a dos arcos, a dos "lunas sonrientes", que aluden también a los cuernos de los bóvidos sagrados, a la labrys o hacha doble sacrificial. Esto confirma lo que decíamos de que el Ojo que todo lo ve parasita las tradiciones y mitologías antiguas. El Ojo que todo lo ve es de hecho una mutilación, la del ojo izquierdo o lunar. Por eso el mito de la lucha de Seth y Horus, en el que el primero mutila e ingiere el ojo izquierdo del segundo, ocupa un lugar central en este culto perverso. Esto es lo que está implícito en el eclipse y en la luna sonriente. El culto del Ojo que todo lo ve hace además de esta mutilación, del ojo derecho calculador, vigilante, sádico, que eclipsa el ojo izquierdo, el tercer ojo.

Pero además nos muestra otro ojo en el lugar que ocupaba la pirámide invertida. Se trata ahora de un ojo claramente humano, significativamente azul. Es el ojo lunar, el ojo de la intuición, el ojo del azul del control mental, el ojo ctónico, el ojo empático y sensiblero con el que el espectador hollycapitalista presencia el ritual y a través del cual es subyugado, es el ojo de los bórregos embrutecidos y narcotizados bajo el efecto del control mental de masas.


Isis asistida por Hermes en su viaje entre el mundo profano y el sagrado, en la Super Bowl XLVI.


Catábasis-anábasis de Isis, en la Super Bowl XLVI.

El espectáculo termina con la cantante desapareciendo bajo el escenario mientra canta, todavía con el tema "Like a Prayer", "escucho que pronuncias mi nombre, y lo siento como... ¡oh oh!". Hay que recordar que al principio del espectáculo Isis aparecía acompañada de Hermes, que giraba alrededor de ella. Hermes es el dios que porta el caduceo con las dos serpientes entrelazadas, que simboliza el viaje inciático, la catábasis y la anábasis, la vinculación de lo ctónico y de lo uranio, la transformación del hombre en dios. La estrella de la hollymúsica lo es porque recorre este camino, porque desciende a los infiernos y asciende a los cielos. La ceremonia termina con Isis desapareciendo bajo el escenario porque es necesario comprender que toda estrella es una víctima sacrificial en potencia.


La bandera estadounidense como velo de Isis, en "American Pie" y en "American Life".

Para terminar merece la pena detenerse en cómo la bandera estadounidense es representada en el marco de la estructura que estamos proponiendo. En efecto, en dos trabajos diferentes las Barras y estrellas hacen las veces de velo de Isis, la pantalla que permite enmascar la obscenidad y la criminalidad del poderreligión, y sobre todo de los grandes imperios.

En "American Pie" (Pastel americano, 2000), que no en vano versiona otra célebre operación de enmascaramiento, como mostró Rafael Palacios en El asesinato de la música, quedaba claro esto al ver todo el repertorio de la vulgaridad del americano medio en el ambiente que mejor lo caracteriza: el supermercado. El americano no como ciudadano sino como producto, y finalmente como desecho del plan de control global de las élites. Pero aunque se mostraba la vulgaridad del pueblo americano, el de las grandes superficies y los restaurantes de comida basura, lo interesante es que la bandera americana seguía sirviendo, en este trabajo de Madonna, para esconder la violencia y el sadismo del imperio.

Tres años después, con la bandera falsa del 11S por medio, las Barras y estrellas volvían a aparecer, pero ahora mostrándo ambos lados de la realidad, en "American Life" (Vida americana, 2003). Aludimos al 11S porque en este trabajo creemos que Madonna se está refiriendo a él con el doble gesto de los pulgares. Pero como hemos visto en el artículo anterior el gesto también lo hacía con los dedos medios y asociados a las dos bombas atómicas. Que la bandera estadounidense hace aquí las veces de velo de Isis parece evidente si escuchamos lo que dice la letra de la canción en ese mismo momento:
"Me gustaría expresar mi radical punto de vista:
No soy cristiana y no soy judía.
Vivo simplemente el sueño americano.
Y acabo de darme cuenta de que nada... es lo que parece."
https://www.youtube.com/watch?v=jSC64LCmMgA

Dicho en otras palabras: la bandera es ante todo un velo, un mecanismo para esconder toda la violencia, la criminalidad, la obscenidad, en la que se basan todos los regímenes de poderreligión, y sobre todo los grandes imperios.

Y en fecto, poco después de decir esto, que "nada es lo que parece", cae el velo de Isis y el videoclip termina con imágenes de una violencia brutal: explosiones, cuerpos y miembros mutilados, sangre, heridos por armas químicas, intercaladas con imágenes reales de estas atrocidades. Todo ello sobre una pasarela de moda, con el público riendo sádicamente.

El videoclip fue muy polémico y estas imágenes de violencia explícita fueron eliminadas de la versión final, así como los gestos "que te den por culo" asociados a las bombas nucleares. El velo de Isis volvía a colocarse para no herir la moral hipócrita del público, la dictadura de lo políticamente correcto. Pero sobre todo para no desvelar la verdadera naturaleza del poderreligión, que se basa precisamente en este ocultamiento.

https://www.youtube.com/watch?v=4K2l9lHgBPY

Continúa en "Madonna: el santa sanctorum del goce y la violencia (4/5)"

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. Colabora habitualmente en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon y Página Transversal, así como en la serie de videoprogramas "Hollycapitalismo" en La Caja de Pandora.