2016-10-17

Barcos gemelos y banderas falsas (1)


Los barcos gemelos RMS Titanic y RMS Olympic, que fue el que realmente se hundió.

Los que nos informamos en medios alternativos sabemos que hoy el mundo podría estar muy cerca de una Tercera Guerra Mundial. Algunos analistas sugieren que EEUU podría estar planeando un ataque de bandera falsa para justificar una intervención militar importante en Oriente Medio. Después de los escarceos que han tenido lugar en la costa de Yemen, una de las posibilidades es que se tratase de un ataque de bandera falsa a un barco. Uno de los buques implicados ha sido el destructor estadounidense USS Mason. Sospechamos que podríamos estar ante eventos de programación preventiva de cara a la opinión publica y a un ataque más significativo de bandera falsa en un futuro próximo.

https://www.youtube.com/watch?v=7lzjdAJgCgw

Pues bien, para comprender lo que está en juego, conviene estudiar otros casos similares. Para, por un lado, quitarle hierro a la paranoia de guerra, que es parte del juego, y por otro, ganar perspectiva y profundidad en nuestros análisis del presente y prepararnos para eventuales eventos de este tipo.

Lo cierto es que después de estudiar casos similares de banderas falsas que implican a barcos, es posible reconocer patrones comunes. Como vamos a intentar mostrar, al margen de las cuestiones puramente militares, estas banderas falsas tienen muchos elementos ritualísticos. Lo cual es natural, teniendo en cuenta que son antes que nada rituales sacrificiales, en los que están implícitos todos los elementos de los sacrificios tradicionales, pero a los que hay que añadir también el simbolismo del sacrificio material, del de los objetos, las mercancías, los medios de transporte, con todos los valores que estos encarnan: la superación de la naturaleza, la rivalidad entre naciones, el progreso, la tecnología, etc. Estos son elementos centrales en la medida en que nuestro interés de fondo es comprender la mecánica ritual hollycapitalista, que tiene poco que ver con lo que nos cuentan las teorías dominantes, que están ahí sobre todo para que no se comprenda nada. Por eso son dominantes.

De manera que en lo que nos interesa poner el acento es en esta dimensión ritual, para comprender que un evento de bandera falsa no se puede entender simplemente en términos de causalidad o finalidad, o apelando a la lógica del problema-reacción-solución. Lo que está en juego es algo más complejo, y no es otra cosa que la mecánica propiciatoria de los rituales religiosos tradicionales, en los que se da la paradoja de que la muerte, el sacrificio, la destrucción, propician la vida, la continuidad, la creación. Hasta que no entendamos esto no entenderemos nada de cómo opera el poder-religión en la sombra. Esto es lo que se aprende en las sociedades secretas pero no en las universidades.

Insistimos, estamos probablemente a las puertas de la Tercera Guerra Mundial, o en todo caso de su segunda fase, la de la guerra declarada y abierta entre potencias con ejércitos regulares, por lo que conviene comprender cómo operan estos eventos de bandera falsa que probablemente veamos en un futuro próximo de una manera o de otra.


LAS BARCAS GEMELAS EN EL ANTIGUO EGPITO

Pero para comprender la simbología hollycapitalista, producida en buena medida por sociedades secretas de corte masónico, rosicruciano, cabalístico, es necesario remontarse por lo menos al Antiguo Egipto.

Sabemos que el Nilo era uno de los elementos fundamentales en el Antiguo Egipto. No solo como medio de vida y de fertilidad de las cosechas, sino también como medio de comunicación. El barco está por lo tanto cargado de un particular simbolismo en esta mitología. Los dioses aparecen a menudo representados en barcas, también cuando toman forma de astros, que se imaginaba navegaban por el Cielo o por el Inframundo en ellas. Así, las barcas aparecen asociadas a diversos dioses, a su vez identificados con planetas. Y esto ocurre particularmente con uno de los dioses principales del panteón egipcio, el dios Sol Ra, en su viaje diario a través del Cielo y nocturno a través del Mundo Inferior.

De manera que las barcas sagradas egipcias son a menudo en realidad dos barcas, prácticamente idénticas, pero al mismo tiempo opuestas. Esto es, barcas gemelas. Así, había una barca mandjet, que navegaba de día, por el Cielo, y una barca mesketet o mesektet, que lo hacía por la noche, por el Mundo Inferior. O bien una barca matet, que se puede traducir como 'llegar a ser más poderoso', que navegaba por la mañana, y otra barca semket, 'llegar a ser más débil', que lo hacía por la tarde.

Las barcas egipcias, o mejor, las barcas dobles o gemelas, están por lo tanto cargadas del simbolismo de la continuidad de la vida y de la muerte, esto es, de la inmortalidad. A menudo la barca misma representaba al dios, y ocupaban un lugar destacado en los templos, en ocasiones incluso el espacio más importante: el santa sanctorum.

También sabemos que el tema de los gemelos es central en el mundo egipcio, como en el Illuminati. Las barcas gemelas se suman por lo tanto a esta simbología general que encontramos en distintos dioses, tanto del mismo sexo como contrario, y que en definitiva remite al tema del andrógino y del Rebis alquímico. De ahí que las barcas gemelas egipcias se identificaran también con dioses o diosas gemelos, y en particular con Isis y Neftis.


Cartel publicitario de la compañía naviera White Star Line, de la que formaban parte el Titanic y el Olympia, con una alusión al tema de los gemelos o gemelas.

Jean-Pierre Corteggiani, El gran libro de la mitología egipcia, Madrid, La Esfera de los Libros, 2010, pp. 97-98

Robert A. Armour, Dioses y mitos del Antiguo Egipto, Madrid, Alianza, 2004, p. 81.

Boats (Use of), Encyclopedia of Egyptology, Universidad de California, http://escholarship.org/uc/item/31v360n5#page-10


EL MAINE, EL TEXAS Y LA GUERRA HISPANO-AMERICANA


Acorazado USS Maine semihundido en el puerto de La Habana, incidente que desencadenó la Guerra hispano-estadounidense.

Uno de los primeros casos de la época moderna fue el del acorazado USS Maine (ACR-1), que explotó y se hundió el 15 de febrero 1898 en el puerto de La Habana, causando la muerte de unos 270 marinos estadounidenses.

http://www.voltairenet.org/article120269.html

Una investigación de 1975 del propio ejército estadounidese, dirigida por el almirante Hyman Rickover, llegó a la conclusión de que no había ninguna evidencia de una explosión exterior, sino que esta fue debida a factores internos, en particular a una explosión de polvo de carbón.

http://www.globalresearch.ca/cuba-pre-1959-the-rise-and-fall-of-a-u-s-backed-dictator-with-links-to-the-mob/5464738


Portada del periódico New York Journal del 17 de febrero de 1898 promoviendo la guerra contra España en Cuba (clickear para ampliar).

Pero los medios de masas estadounidenses tenían como cometido, ya entonces, servir a los intereses del sistema de guerra. Y así los grandes periódicos, liderados por figuras como William Randolph Hearst —el protagonista de Ciudadano Kane— y el judío de origen húngaro Joseph Pulitzer, generaron la paranoia de masas que hizó posible la guerra. Es interesante conocer este detalle para poner en contexto los Premios Pulitzer, que son, como la mayoría de los premios "prestigiosos", cortinas de humo ideológicas para lavar la cara a la rapiña hollycapitalista. Uno de los lemas de esta campaña de propaganda fue:
"¡Recordad el Maine, al infierno con España!"
"Curiosamente" la bomba explotó en la parte delantera del barco, donde estaban localizados los dormitorios de la tropa, la mayoría de la cual murió en el incidente. Mientras que los oficiales, cuyos dormitorios estaban situados en la parte trasera del barco, se salvaron. Lo que sigue distinguiendo a ricos y a pobres desde los comienzos de la humanidad responde en última instancia a una lógica sacrificial: cuando es necesario que alguien muera para propiciar las agendas de los ricos, estos tienden a ser antes los pobres, los soldados antes que los generales.


Acorazado Maine con dos chimeneas como las columnas masónicas o las Torres Gemelas.

Quizás no sea una casualidad que el Maine, además de tener un barco gemelo, tuviese dos chimeneas gemelas. Recordemos que el tema de las columnas masónicas, o el 11, es habitual en los rituales de los Illuminati, como el de las Torres Gemelas de Nueva York.


Otra alusión a las columnas masónicas en el Monumento a las víctimas del Maine, La Habana, 1926, que confirma nuestra interpretación.

Las dos chimeneas "masónicas" quizás no sean anecdóticas si tenemos en cuenta que el incidente tuvo lugar en la entrada del puerto, entre el Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro, que cuenta además con un faro, y el Castillo de San Salvador de La Punta, que creemos que deben ser interpretados simbólicamente también como dos columnas masónicas. Sobre todo teniendo en cuenta que dan acceso a la ensenada del puerto. Isis entre las dos columnas del templo. Como vemos el trasfondo mitológico egipcio está presente para el que lo sabe reconocer. Veremos como en otros rituales de bandera falsa de barcos encontramos patrones parecidos.


El Maine en el lugar en el que explotaría, junto al Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro. Significativamente en esta foto de Hulton Archive/Getty Images han sacado a dos mulatos, como si fueran dos gemelos, como un mensaje para iniciados que confirma que los barcos gemelos y las banderas falsas están vinculados.


La multitud se agolpa para observar el incidente del USS Maine, entre el Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro y el Castillo de San Salvador de La Punta.

Pero el elemento ritual fundamental es el de los barcos gemelos. Y así el USS Maine tenía un hermano gemelo, el USS Texas.

El Texas destaca por haber sido el primer acorazado de guerra de los Estados Unidos, botado en 1892. Y este detalle es importante, pues como veremos este tipo de récords, de "iniciaciones", está presente a menudo en las banderas falsas marítimas.


Acorazado USS Texas, hermano gemelo del USS Maine.

Se puede hablar propiamente de barcos gemelos porque se convocó un concurso para construir ambos buques, con especificaciones muy similares. De hecho encontramos otro tema caro a los Illuminati: el que sean gemelos pero de dos padres distintos. Como en el mito de Anfitrión. De la misma manera, uno de los dos buques, el Maine, fue de diseño —paternidad— estadounidense, mientras que el Texas fue diseñado por los británicos. Pero ambos fueron construidos en Estados Unidos, uno en Virginia y otro en Nueva York.

Y el Maine también batió el récord de ser el mayor buque construido hasta el momento en un astillero de la Armada de Estados Unidos. Esto puede parecer paradójico pero forma parte de la mecánica ritual sacrificial. El ritual más efectivo es el que sacrifica lo mejor, lo más singular, lo más puro. Y aunque pueda parecer una contradicción, esto es lo que propicia los acontecimientos deseados, sea la guerra o la bonaza económica. Porque el valor capitalista, y sobre todo el hollycapitalista, se alimenta, como todos los valores, de muerte, de destrucción. Sin ellas la vida no tendría valor.

https://es.wikipedia.org/wiki/USS_Maine_(ACR-1)


Repatriación de los restos del USS Maine en el USS Texas, Deseret Evening News (Great Salt Lake City, Utah), 23 de diciembre de 1899 (clickear para ampliar).

http://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045555/1899-12-23/ed-1/seq-40/

Otro elemento ritual que cabe señalar es que el barco gemelo Texas fue el que se ocupó de trasladar los restos de los fallecidos en el incidente del Maine. La Armada estadounidense contaba ya con varios barcos de guerra similares, por lo que creemos que no fue una casualidad que se eligiese el barco gemelo del Maine para transportar sus restos mortales.


Artículo en el periódico Virginia-Pilot (Norfolk, Virginia), 27 de diciembre de 1899 (clickear para ampliar).

http://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn86071779/1899-12-27/ed-1/seq-1/#

Merece la pena detenerse a leer un artículo de un periódico de Norfolk, Virginia, donde fue construido el Texas. Dice que los ataúdes de los marineros del Maine fueron descargados del barco de dos en dos, y que estaba planeado hacerlo a las 11 de la noche, aunque finalmente se pospuso por imprevistos. En la lancha en la que se transportaron los ataúdes a tierra, estos fueron colocados formando dos pilas cuadradas de 75 unidades cada una. Después fueron trasladados al Cementerio Nacional de Arlington y el funeral tuvo lugar, de nuevo, a las 11. Todo esto son indicios de que el incidente del USS Maine fue también un ritual sacrificial orquestado por sociedades secretas de corte masónico.

http://www.navsource.org/archives/01/texas1.htm
Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Su obra El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses ha sido publicada recientemente en Ediciones Libertarias. Colabora habitualmente en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon y Página Transversal, así como en la serie de videoprogramas "Hollycapitalismo" en La Caja de Pandora.