2016-11-27

Madonna: el sancta sanctorum del goce y la violencia (4/5)


Fusión de sacrificio y hierogamia, en Secretprojectrevolution (Revoluciónproyectosecreto, 2013).

Continuación de:

Madonna: Gran Sacerdotisa hollycapitalista (1/5)

Madonna: ISIS entre las II Columnas (2/5)

Madonna: el ojo sádico y el velo de Isis (3/5)

Hemos visto en el primer artículo de esta serie que la clave para entender la estrategia Madonna es su oscilación entre el arquetipo demétrico y el afrodítido. Esto coincide con la manera en que el velo de Isis deja ver lo que se esconde más allá del umbral del templo. Y esto es también precisamente lo que el dispositivo hollywoodense y hollymusical regula, en el marco del régimen hollycapitalista. La cuestión no es distinguir entre realidad y ficción. En el hollycapitalismo todo es a un tiempo real y ficticio, sobre todo cuando hablamos de los mecanismos de poder, de cómo el poder se ejerce, de cómo se escenifica. Lo importante es cómo el poder-religión regula este filtro, cómo deja ver más o menos de su sancta sanctorum, cómo el velo de Isis deja traslucir más o menos de lo que se esconde en él. Y esto quien mejor puede mostrárnoslo es Isis, la Gran Sacerdotisa. O en su encarnación hollycapitalista, Madonna.


Madonna como víctima hierogámica (sexual) y sacrificial, en "Burning Up".

En "Burning Up" (Ardiendo, 1983) se intuye que, a pesar de la temática urbana y de carretera, estamos de lleno en el ámbito de lo religioso. Y además en un ámbito religioso en el que se da forma a lo sagrado, en un ámbito sacralizante.

La cantante aparece en medio de la carretera, esperando que el coche de su amante la atropelle, pero con gestos que aluden a los de las obligadas sexuales de los rituales sacrificiales, como si estuviese atada, como si no pudiese moverse del altar o del pentagrama en el que ha sido colocada. La vemos también atravesar las aguas oscuras que la llevarían a la Isla de los Muertos.
"Me puse a mi misma en esta posición
y me merezco la imposición.
...
¿Quieres verme arrodillada?
¿O doblando la espalda? ¿Entonces estarías contento?
Al contrario que las demás yo haría cualquier cosa.
Yo no soy como ellas, yo no tengo vergüenza.
Estoy ardiendo."
El amor y el erotismo es aquí solo aparentemente profano. En realidad el dispositivo hollymusical lo está cargando de sacralidad, en el marco aparentemente profano de la carretera o del coche, tirando de referencias paganas, de cultos hierogámicos y sacrificiales precristianos, atrapando así en su vórtice la moral demétrica cristiana.


Madonna en una hierogamia-sacrificio sobre un zigurat babilónico, en la entrega de premios de la MTV de 1984.


Hierogamia ritual en lo alto del zigurat-tarta de boda, entrega de premios de la MTV de 1984.

En la entrega de premios de la MTV de 1984 Madonna volvió a vestirse de novia y a interpretar "Like a Virgin". Se volvía a poner de manifiesto que en este tema no se estaba hablado de una boda profana sino de una boda sagrada, esto es, de una hierogamia. La clave es que lo que parecía simplemente un tarta de boda era también un zigurat babilónico, y lo que se estaba representando no era una boda profana sino una hierogamia ritual como aquellas de las que nos habla Herodoto, en las que los "dioses" se unían con "vírgenes" especialmente seleccionadas. Esto es lo que siguen practicando hoy los Illuminati. Diana de Gales desvirgada por Pindar, estrella hollywoodense de turno siendo violada iniciáticamente para acceder al templo. Madonna se casaba aquí con la industria, con el "sistema de las estrellas", que es un nuevo templo de prostitución sagrada.

Este es el sentido de la letra de "Like a virgen". "Tocada por primera vez" significa ritual de desvirgamiento. Estos rituales sagrados eran formas de iniciación al matrimonio, consistían en el desvirgamiento de las "vírgenes" por la casta sacerdotal o política de turno. El título "Como una virgen" juega con ambigüedad con este tema, porque en lo que consistían estas bodas sagradas era precisamente en perder la virginidad, y de esta manera, ya desvirgadas, las mujeres accedían a las bodas profanas.

La representación de "Like a Virgen" de la MTV también aludía a un ritual hierogámico-sacrificial pagano. Si nos fijamos, el "novio" era un maniquí, pero también un deux ex machina accionado por una enorme grúa situada tras un escenario teatral muy rudimentario. Para más señas era uno de esos reyes cojos o cojitrancos de los que nos ha hablado Robert Graves en La diosa blanca, que eran sacrificados en regicidios rituales, que participaban en estas hierogamias, en la medida en que se trataba de linajes matriarcales en los que las mujeres articulaban la transición entre los reyes y sus herederos o pretendientes. Esto es, otra vez la estructura trinitaria masculina-femenina-masculina. Y otra vez la Hollymúsica como dispositivo de neopaganización de las sociedades.


Madonna con bastón de desvirgamiento ritual, en la entrega de los Premios Grammy de 2014.

En la ceremonia de entrega de los Premios Grammy de 2014 volvía a aparecer el tema de la boda sagrada. Madonna salía de su templo, esto es, atravesaba un portal flanqueado por las Dos Columnas. En este caso en estilo jónico —femenino— porque ella interpretaba el papel de sacerdote masculino.

Al mismo tiempo que cantaba "Oper Your Heart" 33 parejas tanto hetero como homosexuales eran unidas en matrimonio. Además de las alusiones masónicas, el 33 hace alusión a las dos trinidades de las que veninos hablando, a la estructura triádico-trinitaria de los rituales hierogámico-sacrificiales. En este sentido hay que interpretar el bastón de mando fálico que la cantante portaba, que hace alusión una vez más a las ceremonias rituales de desvirgamiento.

La boda profana está precedida por una boda sagrada en la que, antes que nada, la novia copula con el dios, o con el rey, o con Pindar. El poder es antes que nada poder violador, poder sodomizador, poder desvirgador, poder castrador.


Exterior e interior del templo de una Isis flamenca, en "La Isla Bonita".

En "La Isla Bonita" (1987) vemos otra vez la alusión a la isla como ámbito sagrado, como Isla de los Muertos o los Bienaventurados, como lugar de excepción. Los dos lados del templo aparecen aquí claramente diferenciados. La cantante-esclava encerrada observa la calle desde la ventana, tras unas cortinas de encaje que hacen ahora las veces de velo de Isis. Y al interior encontramos un ambiente marcadamente religioso enfatizado por las velas y el color rojo de las paredes y el vestido flamenco.

El tema de los velos es fundamental en toda la obra de Madonna, como no podía ser de otra manera tratándose de una encarnación de Isis, en la que el velo es el dispositivo fundamental. Los encontramos en las versiones más variadas. Pero nuestra intención es entender la idea del velo, de la veladura, de la apertura, del cruce del umbral, etc., en un sentido más profundo, más estructural. Mostrar que el dispositivo hollywoodense y hollymusical en su conjunto opera como el velo de Isis. Que este dispositivo es el dispositivo de poder fundamental en el hollycapitalismo. Es lo que representan Assange o Snowden, los escándalos de las elecciones estadounidenses del 2016 o los papeles de Panamá. La sociedad de la vigilancia es también un inmenso templo en el que el poder vuelve a ser cada vez más religioso, en el sentido más pagano, con el velo de Isis dejando ver más o menos del interior como su dispositivo de poder fundamental. Madonna-Isis regula el grado de obscenidad, la crudeza de la violencia, el goce y sus combinaciones.


Hierogamia junto al altar; Isis entre las Dos Columnas-torres de iglesia, en "La Isla Bonita".

En este templo pagano tiene lugar una hierogamia frente al altar:
"Me enamoré de San Pedro
...
Ayer por la noche soñé con San Pedro".
Además nos está diciendo entre líneas a qué se dedican las altas instancias de San Pedro. La virgen demétrica enmascara a las vírgenes afrodíticas. La Iglesia Católica se sostiene en el ritual pagano y satánico que se celebra en su interior oculto.

Además, esta hierogamia de Madonna y San Pedro no está exenta de violencia, como subrayan los rojos y las cruces punzantes del pavimento. No es causal que la sacerdotisa vuelva a situarse entre dos de estas cruces, con puntas marcadamente fálicas, ni una de estas cruces apunte a su corazón. Después la cámara gira en redondo sobre esta hierogamia-sacrificio y la imagen se funde, una vez más, con Madonna situada entre las Dos Torres, esta vez las de una iglesia católica, que vuelve a presentar las formas puntiagudas de las cruces del pavimento.


Virgen flanqueada por dos faroles; o por dos paredros, en "Take a Bow".

En "Take a Bow" (Hacer una Reverencia, 1994) Madonna vulve a sumerjirse en el ambiente latino o hispánico, en este caso en el de las corridas de toros, en las que el paganismo de los rituales cretenses se funde con el ambiente católico. Otra vez encontramos la virgen entre los dos paredros, en lo que resuena la interpretación gnóstico del Espíritu Santo como Pistis Sofía.


El torero vela las armas frente a la virgen; Madonna tocando al hombre y al toro en la pantalla, en "Take a Bow".

En este trabajo volvemos a encontrar muchos de los temas habituales en Madonna, aunque sea mediante imágenes familiares en el ámbito hispánico. Como el torero velando las armas frente al altar, que incide en la vinculación entre violencia y sacralidad. Estamos otra vez ante estructuras triádico-trinatarias. Con el animal jugando como siempre un papel ambivalente, andrógino. El toro y el hombre se enfrentan a muerte en el ruedo, bajo la mirada de mujer, que los toca ambiguamente con su mano sobre la pantalla, al mismo tiempo que canta "siempre he estado enamorada de ti".


La virgen sacrificial sale al ruedo como el toro, en "Take a Bow".

Como decimos, lo más interesante de este trabajo es que el toro no solo representa el arquetipo dionisíaco del hombre, sino también al arquetipo afrodítico de la mujer. En el videoclip las imágenes del ritual de la puesta del traje de luces del torero se superponen a las del vestido de Madonna, así como la salida del toro a la plaza es también la de la artista. El umbral del templo de Isis vuelve así a entrar en juego, pero ahora en sentido inverso, con la sacerdotisa saliendo a la plaza para ser sacrificada como animal. Y así, en el mismo momento en que el torero mata al toro, la artista canta:
"Cómo habría sabido que me romperías el corazón".
Sutil producción de violencia de género, todo ello en el marco de la neopaganización que es la religión hollycapitalista, con el dispositivo hollywoodense y hollymusical, en el sentido más amplio del término, como dispostivo de producción fundamental. La tendencia del hollycapitalismo es producir mercancías inmateriales, flujos de energía libidinoso-agresiva.


Fresco del "Salto del toro", en Cnosos, período minoico medio o tardío; evocación de este ritual, en "Living For Love".


El ruedo taurino como sancta sanctorum para el ritual hierogámico-sacrificial, en "Living For Love".

En "Living For Love" (Viviendo para amar, 2015) Madonna retomaba el tema de la corrida, pero esta vez llegando de manera más explícita a su trasfondo cretense, con alusiones a los saltos acrobáticos que se practicaban en esta cultura griega arcaica. Aquí vemos, como ya se adelantaba en "Take a Bow, cómo el ruedo se convertía en sancta sanctorum. De nuevo las alusiones a los rituales sacrificiales son evidentes, con un rojo sangre que lo inunda todo, hasta fundirse en las imágenes finales en las que la sacerdotisa asesina a numerosos toros-pretendientes a su trono matriarcal.

https://www.youtube.com/watch?v=u9h7Teiyvc8



Ritual hierogámico-sacrificial con trinidad masculina-femenina-masculina, en "Living For Love".

De hecho se trata de un ritual hierogámico-sacrificial. En el videoclip se ve como la sacerdotisa copula con la última de las víctimas en trance de morir, como sugiere el mito de Isis y Osiris. Pero lo que está implícito aquí es, una vez más, la trinidad masculina-femenina-masculina, en particular en el marco de rituales de coronación en los que uno o más pretendientes rivalizaban por acceder al trono, batirse con el rey saliente y unirse con la reina, en regímenes arcaicos matriarcales. De ahí que no sea una casualidad que la hierogamia-sacrificio final se funda con la imagen de un segundo varón muerto. Las piernas de este y la reina conforman una "M", la de Madonna, pero también la del anagrama de Ave María, que hemos visto en el primer artículo de esta serie.


Isis como víctima sacrificial entre diferentes variantes de las Dos Columnas, en "Girl Gone Wild" y en "Sex".

La estructura trinitaria, con Isis entre las Dos Columnas, sigue apareciendo una y otra vez, pero con distintos grados de desvelamiento, con diferentes formas de escenificación de la obscenidad del poder-religión. Las Columnas que sirven para dar solemnidad a la Sacerdotisa y para tender el velo son también postes sacrificiales en "Girl Gone Wild" (La chica se ha vuelto salvaje, 2012). O en forma de abuso sexual por dos mujeres masculinizadas en "Sex" (Sexo, 1992).


Madonna crucificada, en "Blond ambition" y en "Girl Gone Wild".

La virgen como víctima sacrificial se pone de manifiesto a menudo con gestos marcadamente cristianos, como en la gira mundial "Blond ambition" (Ambición rubia, 1990), en la que los dos paredros castrados que antes la flanqueaban solemnemente terminan abusando de ella sexualmente. O en "Girl Gone Wild" (La chica se ha vuelto salvaje, 2012) donde la artista sufre una crucifixión de rayos láser. Nos lo están diciendo muy claro: todas esas luces de las discotecas son un gran MK Ultra colectivo, una tortura a la que nos sometemos voluntariamente.

Veremos en el próximo artículo que el tema de la Cruz es central, en la medida en que pone de manifiesto de una manera muy explícita cómo la neopaganización es al mismo tiempo profanación del Cristianismo. Nos ocuparemos con más detalle de este tema tal como aparece en "Like a Prayer" y en la gira "Confessions" (2006).



Altar ritual en "Deeper And Deeper"; y ritual sacrificial humano en "Erotica".

En otros trabajos la alusión a los rituales sacrificiales es todavía más explícita, aunque tienda a verse solo en secuencias cortas, en imágenes apenas reconocibles, subliminales. Es el caso de "Deeper And Deeper" (Más y más profundo, 1992) que, al margen de la evidente connotación sexual, hay que interpretar también en el sentido que estamos proponiendo, como incursión en la sala secreta del templo, como fusión sádica de goce y de violencia. El videoclip comienza con el controlador MK Ultra de la artista ordenándola, en un alemán hitleriano, que se ponga ropas juveniles y pantalones y vaya a la discoteca. Este trabajo, como muchos otros, está lleno de referencias a los programas de control mental, a la disociación de la personalidad. Pero lo que más nos interesa es cómo esto se funde con la dimensión ritual, en este caso subrayada por las velas. Cómo una actividad aparentemente divertida como es bailar en la discoteca aparece atravesada por esta dimensión religiosa, coactiva, en última instancia hierogámico-sacrificial.

En "Erotica" (Erótica, 1992) vuelven a aparecer temas como el MK Ultra, la prostitución de élite, el sadomasoquismo. Pero además se muestran explícitamente rituales satánicos, aunque sea otra vez en imágenes muy breves. Se hace muy explícita la vinculación entre placer y dolor que atraviesa todo el producto Madonna, aunque en general no sea de una manera tan explícita como en estos últimos vídeos:
"Una vez que pones la mano en el fuego
no puedes volver a ser el mismo.
Hay una cierta satisfacción
en un poco de dolor.
...
Solo hiero a los que amo.
...
No creo que sepas lo que es el dolor,
no creo que hayas ido por ese camino."
https://www.youtube.com/watch?v=6vOUKVZZ8_w


Muerte simbólica de la víctima sacrificial tras el baile, en "Ray of Light" y en "Hung Up".

La vinculación del goce y de la violencia, del placer y del dolor, vuelve a aparecer en una serie de trabajos con un tema similar: el baile frenético en la discoteca que termina con el colapso de la artista. Es el caso de "Ray of Light" (Rayo de luz, 1998), en el que, por cierto, volvemos a ver las Torres Gemelas por enésima vez. O de "Hung Up" (Enganchada, 2005) con una evidente alusión a las drogas, en el que la bailarina vuelve a caer aparentemente muerta frente al equipo de sonido, como una suerte de altar sacrificial hollycapitalista.

Siempre la misma lógica: el goce y la violencia excesivas cargando libidinalmente los dispositivos hollycapitalistas, desde la pantalla de la televisión al móvil, como en este caso el aparato de sonido. La misma estrategia que vemos por doquier en las operaciones de ingeniería social, como en ritual de Diana Quer.

Algo similar vemos en "Give It 2 Me" (Dámelo, 2008), esta vez con la bailarina tumbada frente a una decoración con dibujos triangulares, que, junto al título, alude una vez más a la estructura triádico-trinitaria.

En "Secretprojectrevolution" (Proyectorevoluciónsecreta, 2013) volvemos a ver algo que ya interpretamos en su obra desde "Like a prayer": que en el sancta sanctorum hollycapitalista no hay distinción entre política y religión, que la vinculación entre el goce y la violencia, el sadismo y la perversión son las claves de bóveda de toda forma de poder-religión, desde las misas negras de las iglesias oficiales y las cloacas de los Estados llamados "de derecho."

https://www.youtube.com/watch?v=uXfXrl4K2D4


Las cloacas del Estado, en "Secretprojectrevolution".

En este largo trabajo volvemos a ver a la virgen Isis, pero ahora más cerca de la víctima sacrificial, de nuevo flanqueda por dos columnas-policías, frente a un velo-puerta de seguridad cerrada, con claras alusiones a las bases y prisiones secretas-sagradas de los Estados que enmascaran la dictadura global.


El ojo sádico como dispositivo de control mental, en "Secretprojectrevolution".

Volvemos a encontrar el Ojo Illuminati y a confirmar que se trata de un ojo sádico, de un ojo que está ahí para presenciar la violencia e inmunizarse contra ella hasta el punto de que su espectáculo se convierta en un placer. Ya hemos visto que en esto consiste en última instancia el dispositivo hollywoodense y hollymusical. Este dispositivo del ojo sádico es uno de los dispositivos de poder centrales en el hollycapitalismo, es una estrategia de poderreligión que lo atraviesa todo en el hollycapitalismo. Y pone de manifiesto hasta qué punto este régimen de poder-religión sigue siendo hierogámico-sacrificial, sigue operando en base a la producción sintética de violencia y de goce, y con ello de amenaza y deseo, como la mercancía inmaterial dominante.

En "Secretprojectrevolution" sin duda Madonna nos está hablando de los programas de control mental, pero también de los rituales sacrificiales con ellos estrechamente vinculados, en los que uno de los traumas consiste en presenciar el dolor ajeno, en ocasiones el de personas muy queridas. Lo importante es comprender que este mecanismo atraviesa todo el sistema, que la misma operación se realiza con todos los fieles hollycapitalistas, aunque sea con otro grado de intensidad.


La cama como paradigma del aparato de tortura, en "Secretprojectrevolution".

Este dispositivo sádico atraviesa todo régimen de poder-religión, y en el caso del hollycapitalismo se inscribe particularmente en el dispositivo hollywoodense-hollymusical. Por eso es tan central el símbolo del Ojo de Horus para los Illuminati. El Ojo que todo lo ve no solo nos habla de la dominación del espirítu desencarnado sobre la materia, sino también del papel privilegiado de la visión, y de la visión sádica, fría, inmunizadora, desfertilizadora. Todo ello en el marco de la estructura de poder-religión triádico-trinitaria, en la que la mujer tiende a ser el foco del escenario y las Dos Columnas-falos masculinos el marco que lo define. 101. El sadismo en el que se sostiene todo el sistema encuentra su expresión más paradigmática en la violencia sexual, que no es casual que sea el tema central del producto de ingeniería social Madonna.
Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.