2016-11-28

Madonna: profanación, profanización y neopaganización (5/5)


Hemos dejado para este último artículo de la serie el videoclip "Like a Prayer", que nos parece uno de los trabajos mejores y más sofisticados de Madonna. En él podemos reconocer de manera condensada y solapada las estrategias fundamentales de este producto de ingeniería social de masas. Se trata seguramente del mejor trabajo de toda su carrera. En él se solapan varias historias, de varios órdenes, que el montaje del video pone en relación, y que nos permiten comprender cómo opera en términos generales el producto Madonna.

Proponemos tres mecanismos de transformación social básicos, todos ellos inscritos en lo religioso: profanación, profanización y neopaganización.

En "Like a Prayer" presenciamos una reyerta callejera en la que una joven es herida por un hombre blanco, y es auxiliada por un hombre negro, que es considerado culpable por la policía y encarcelado. Madonna ha sido testigo de los hechos y acude a la policía para declarar la inocencia del hombre negro, de manera que sea liberado.

A esta historia se solapa otra de devoción religiosa, en la que la misma joven se acerca a una iglesia a rezar ante la capilla de un santo negro, que revive y besa a la joven, en medio de un animado coro góspel.

Todo ello, además, remite a la péntada o pentarquía egipcia, al mito de Seth, Osiris, Isis, Nepthis y Horus.

https://www.youtube.com/watch?v=rDnUIXF2ly8


Virgen transgresora, rechazada por la sociedad, en "Like a Prayer".

Veamos cómo se superponen estas tres historias. El video comienza con el sonido de los coches de la policía y la artista escapando y cayendo al suelo. Es la virgen, pero en el sentido pagano del término, la mujer transgresora, excesiva, que la comunidad margina porque encarna todo lo que está en trance de reprimir. Vemos ya aquí como la Madonna, la virgen cristiana, enmascara y se alimenta de la virgen pagana, de Isis. Esta es la clave para comprender la estrategia de ingeniería social.

Tras caer al suelo, levanta la vista y se debate entre dos visiones: encubrir al hombre blanco o bien declarar la inocencia del joven negro y liberarlo. Al tiempo que la música en off dice: "escucho que me llamas (call, calling: vocación, inspiración)". Después dirá: "escucho tu llamada y me siento como en casa". Como se ve, se funden aquí lo callejero y lo religioso, cuestiones básicas como la prohibición y la transgresión, la culpabilidad y la inocencia, con lo sagrado. En este sentido decimos que este trabajo de Madonna pone de manifiesto una estrategia genérica de neopaganización, de recarga libidinoso-agresiva de lo profano, inspirada por arquetipos paganos.

Esto supone al mismo tiempo la alternativa entre la vida callejera y transgresora o la vida virtuosa y devota cristiana. Pero esta es solo la lectura superficial, el señuelo que sirve para la captura del arquetipo demétrico y su transformación en afrodítico. Lo que está en el trasfondo es la distinción entre el amor, en el sentido más religioso del término, también erótico, profano y sagrado. También aquí vemos como la estrategia de ingeniería social carga la relaciones eróticas profanas de religiosidad, de nuevo tirando de la tradicción pagana, precristiana y herética cristiana.

Además Isis se debate en un triángulo amoroso, entre su relación con Seth —se le ve caer desde el cielo en la reyerta— o con Osiris. Finalmente opta por la segunda opción, esto es, por entrar en la iglesia, y unirse erótica pero también religiosamente con el santo negro. De nuevo se evoca el mito en el que Isis revive a Osiris despedazado y mantiene una hierogamia incestuosa con él.

A esto se superpone otra historia en la que la iglesia es la cárcel del condado, y Madonna entra en la iglesia también para declarar la inocencia del joven negro y que este sea liberado.


Iglesia que es al mismo tiempo cárcel, en "Like a Prayer".

Madonna se decide a entrar en la iglesia-cárcel, a pesar de que recuerda una cruz en llamas y el golpe de la puerta que se cierra tras ella. Es una alusión al trasfondo sacrificial de todas las religiones, a los rituales ocultos de sexo y sangre, a los cultos mistéricos —"la vida es un misterio"— celebrados a puerta cerrada. Nada más entrar en la iglesia Madonna se quita la camisa y se queda en ropa semiinterior, con lo que alude a rituales eróticos, que como veremos concluyen con su hierogamia con el santo revivido.


Santo cristiano afeminado con niño como estrategia desactivadora de la maternidad, en "Like a Prayer".

La artista-sacerdotisa del amor se acerca a la capilla del santo. Al mismo tiempo que vemos una imagen de Martin Luther King colgada en la pared, que se superpone a varias imágenes rápidas de Jesucristo crucificado. Recordemos que en este trabajo Seth, el culpable, es blanco y Osiris, el inocente, es negro. Estamos también ante una estrategia general de repolitización, que estamos observando en las últimas décadas, en la que la política tradicional va siendo progresivamente sustituida por una nueva política encarnada en lo social, en los comportamientos, en las elecciones de género, en los posicionamientos en relación con el razismo, con la inmigración, en la forma de vestir, de hablar, de comer, etc.

Pero lo importante es que esta transformación de la política no se produce al margen del mecanismo hierogámico-sacrificial, que carga libidinalmente estos nuevos símbolos. Los héroes sociales como Martin Luther King son asesinados por el poder precisamente en el marco de esta mecánica sacrificial, que es al mismo tiempo hierogámica. Aquí vemos cómo este negro sacrificado y divinizado está también inscrito en una mecánica hierogámica. Lo mismo sucede con Lady Di-Dodi Al Fayed, con J. F. Kennedy-Marilyn Monroe, y con tantas otras víctimas de la religión hollycapitalista.

Vemos también un santo con un niño en brazos, como parte de una estrategia de desactivación de la maternidad, que es también una constante en el producto Madonna. Lo importante es comprender que la Madonna-virgen cristiana opera como un mecanismo de captura de esta sensibilidad, esto es, de culturas latinas, católicas, ortodoxas, etc., sensibilidad que después transforma, llevándola del arquetipo demétrico al afrodítico, de la noción de virgen cristiana a la de virgen pagana, de María a Isis.


Santo negro-Horus golpeado y mutilado en el ojo izquierdo lunar, en "Like a Prayer".

El santo negro es Osiris, pero también Horus, como se pone de manifiesto en el detalle de las lágrimas que caen de su ojo izquierdo, que después se convierten en sangre. Aluden al mito de la lucha entre Seth y Horus, en la que el primero golpea al segundo en el ojo izquierdo lunar, en correspondencia con el decrecimiento de la luna, o bien lo mutila e ingiere durante un eclipse.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/08/el-nino-horus-en-alepo.html


Isis en gesto masturbatorio; y crucifijo para el desvirgamiento ritual, en "Like a Prayer".

La devoción de la virgen consigue que el santo reviva y salga de la capilla, de la misma manera que consigue liberar al joven negro de la cárcel. Madonna se tumba en uno de los bancos de la iglesia y se toca el vientre, haciendo alusión a la concepción inmaculada de la Virgen María, y el santo revivido sale de la capilla y la besa en la mejilla y en la frente. Pero su vuelo nos recuerda que se trata de la dimensión celestial de "Ave" María, que a su vez remite a la milana Isis y otras aves asociadas a la Gran Diosa, que descienden y se posan sobre el falo-dildo de Osiris: "¡oh dios! ¡creo que estoy cayendo!".


Hierogamia; y descenso-orgasmo de Isis como milano, en "Like a Prayer".

Que se trata de la hierogamia de Isis y Osiris se pone de manifiesto en que la artista, por dos veces, agarra uno de los barrotes de la capilla-cárcel con su mano derecha, en un gesto evidentemente masturbatorio.

Recordemos que la hierogamia de Isis y Osiris se produce mediante un falo-dildo artificial, puesto que el natural no fue encontrado. Otra vez, este falo es el falo del poder: el falo violador, sodomizador, desvirgador, pederástico, el falo de todas las coacciones que cierran las cadenas sociales, las cadenas de chantajes y compromisos que articulan el poder a todos los niveles, las cadenas de significantes o de valores de cambio, etc.


Crucifijo-falo desvirgador. El falo del poder-religión se alimenta de la recuperación de la energía libidinosa natural.

Vemos además entre Madonna y el santo un crucifijo terminado en una protuberancia, que alude a los rituales de desvirgamiento y de concepción artificial (MaDoNA-DiaNA) de vírgenes de los que hemos hablado en otros artículos de esta serie. En los rituales de Isis y Osiris este falo perdido y reconstituido es el objeto más importante. Pero también el más oculto, el más misterioso, el que se esconde en la cista mística. Porque representa la dimensión política del ritual, la gozosa y la violenta, insistimos, la castración, la violación, la sodomía, la felación, que es en última instncia en lo que se basa todo poder-religión. Esto no te lo contarán los expertos en mitología de las universidades, porque están ahí precisamente para que no se comprenda nada, para llenar la cabeza de datos vacíos.


El ser sagrado femenino sustituye al masculino, en "Like a Prayer".


Madonna crucificada frente a la péntada o pentarquía egipcia, en "Like a Prayer".

Entonces el santo revivido sale de la iglesia, al mismo tiempo que el joven negro sale de la cárcel. Es una alusión a la inocencia de Osiris, fundador de la institución judicial en la cultura egipcia. Entonces Madonna mira el nicho vacío que ha dejado el santo y se hiere con un cuchillo en las manos, evocando los clavos de Cristo en la Cruz. Y efectivamente vemos imágenes de la artista superpuestas a cruces en llamas, que aluden otra vez al ritual sacrificial. La virgen pagana, víctima sexual y sacrificial, ha tomado de alguna manera el lugar de Cristo.


Madonna y Rita Barberá con el gesto osiríaco de la víctima inocente.

Pero lo cierto es que la vemos adoptar el gesto osiríaco. Y además no hay una cruz sino cinco, con lo que se alude, una vez más, a la péntada o pentarquía egipcia, o bien a la péntada cristiana, con tres personificaciones de María (Robert Graves, La Diosa Blanca, Madrid, Alianza, 2014, pp. 263, 540). Quizás también al pentagrama satánico.

Por cierto que un gesto similar lo encontramos en el Cristo que lleva el Papa Francisco.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/07/el-vaticano-se-humilla-ante-el.html

En las imágenes finales, en medio del frenesí del coro de góspel (orgía paralela a la hierogamia de Isis y Osiris), el santo negro besa a la joven en la boca y esta imagen se funde con la cruz en llamas. Se trata, una vez más, de la fusión de la hierogamia y el sacrificio.


El telón de escenario como velo de Isis, en "Like a Prayer".

Al final del video se muestra lo que ya habíamos avanzado: que la iglesia y la cárcel coinciden. Pero sobre todo que ambas son de hecho un teatro, una escenificación, que a su vez podemos interpretar como el velo de Isis que oculta el sancta sanctorum en el que se "producen" el goce y la violencia, y el goce y la violencia fundidos. Se "producen" literalmente como mercancía inmaterial, como el paradigma del resto de las mercancías en el régimen hollycapitalista. 

El poder-religión consiste simplemente en esto, en sadismo, pero en sadismo sublimado en el escenario que articula este poder-religión, que hoy son los medios hollywoodenses, en el sentido más amplio del término. Ya hemos visto en otros artículos de esta serie cómo el producto Madonna pone de manifiesto la dimensión religiosa de lo político y la dimensión política de lo religioso. Y cómo uno de estos dispositivos fundamentales es el ojo sádico y el velo de Isis.

En otros artículos sobre la hollymúsica hemos avanzado ya algunas ideas sobre la crucifixión de Madonna en la gira "Confessions" de 2006. Es la misma lógica que hemos visto en "Like a Prayer", a un tiempo profanación, profanización y neopaganización.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/08/la-hollymusica-o-la-musica-en-el_12.html

También hemos visto otros trabajos en los que Madonna evoca el tema de la crucifixión. Pero donde más evidente hemos podido verlo es en "Confessions", durante la interpretación de "Live to Tell" (Vivir para contarlo, 1986).


Víctima sacrificial con manchas rojas; y silla vacía, en "Live to Tell".

Ya en el videoclip de "Live to Tell", a pesar de su sobriedad, parece evidente que se está hablado de un ritual sacrificial. El mismo título lo deja claro: "Vivir para contarlo". También lo vemos en las manchas rojas sobre el color negro de la blusa, o en la silla vacía iluminada con el cañón de luz. Y en la propia letra:
"Tengo una historia que contar,
a veces es tan difícil de ocultar.
No estaba lista para la caída
...
Espero vivir para contar
el secreto que he conocido. Hasta entonces
me quemará por dentro.
...
La verdad nunca está demasiado escondida.
La mantienes bien oculta.
Si vivo para contar
el secreto que conocí,
¿tendré alguna otra vez la oportunidad?"
...
Si me escapase, nunca tendría la fuerza
para ir muy lejos.
¿Cómo escucharían los latidos de mi corazón?
¿Se enfriaría
el secreto que escondo? ¿Envejecerá?
¿Cómo lo escucharán?
¿Cómo lo conocerán?
¿Como lo sabrán?"
Insistimos en que este tema fue cantado en la cruz por la artista en la gira "Confessions". Después de lo que hemos dicho al hablar de "Secretprojectrevolution", de la artista prisionera viendo con su ojo sádico a otro prisionero siendo torturado, entendemos el papel intermediario que juega Isis, a los dos lados del umbral del templo, a los dos lados del velo. Ella está ahí para entrar y para salir, para mostrarnos parte de lo que sucede en el sancta sanctorum, pero no puede contarnos todo, porque forma parte del dispositivo del velo de Isis, que consiste precisamente en la ocultación, en la veladura. La "escena" del poder-religión consiste precisamente en esconder la mayor parte de su "obscenidad". Ahí es donde se esconde la Verdad, que a nadie le interesa conocer.


El velo de Isis se abre en una catedral cristiana, en la gira MDNA.


Isis vela las armas y se desvela como terrorista de ISIS, en la gira MDNA.

En su gira MDNA (2012), en el marco de una arquitectura gótica, de campanas y botafumeiros, volvía a abrirse el velo de Isis y veímos un sagrario cristiano en el que, otra vez, la diosa sustituía al dios. Después de velar las armas en un "acto de contricción", Isis corría un velo más y volvía a mostrarnos lo que venimos viendo en esta serie de artículos: que la verdadera política coincide con la religión, que lo que se esconde detrás del velo del poder-religión es la obscenidad del goce y la violencia, del sexo y la sangre. El verdadero poder no consiste en aprobar leyes. El verdadero poder consiste en orquestar el terrorismo que obliga a aprobar determinadas leyes. Lo mismo con todo: revoluciones de color, crisis de migración, pandemias, cambio climático, escándalos políticos y financieros, ingeniería social, dinero ficuciario. En última instancia todo en el hollycapitalismo se reduce a la producción sintética, esto es, hollywoodense, de goce y de violencia.

También, algo que ya habíamos comentado al ver a Madonna entre las Dos Columnas que encarnaban el judío y el musulmán: que Isis coincide con ISIS. No es una casualidad que las agencias de inteligencia occidentales que han creado y controlan a ISIS lo hayan llamado como la diosa egipcia. Forma parte de la misma estrategia de ingeniería social, de repolitización de las sociedades hacia el artificio de la "teoría de género" y la llamada "violencia de género". La Gran Diosa Isis es la otra cara de la moneda del terrorismo. Se trata de la misma estrategia de desestabilización de la familia tradicional, de la utilización de la estructura trinitaria masculina-femenina-masculina, que como hemos visto hace posible la división de las sociedades en grupos irreconciliables. Todo ello como fase "coagula", como fase de destrucción necesaria para una nueva fase "solve", presidida por la homosexualización, la trasgenerización, la desfertilización, de las sociedades. Así será sacrificado el ser humano para propiciar el surgimiento del transhumano, mitad ganado y mitad máquina. MDNA = modified-DNA. Como DiaNA.

En conclusión, lo que encontramos en toda la obra de Madonna es una estrategia de ingeniería social muy sofisticada en la que es difícil distinguir las tres categorías de profanación, profanización y neopaganización.

Que a menudo estamos ante profanaciones es evidente. El caso más flagrante es el de la Madonna crucificada. Pero lo importante es entender que esta profanación lleva aparejada una profanización, en particular de la religión cristiana y del mito y símbolo de la virgen, esto es, del arquetipo demétrico de la diosa femenina. Pero a su vez todo esto está al servicio de una resacralización más profunda, de una neopaganización en la que lo sagrado sale de las iglesias y vuelve a ocupar la calle, la casa, la discoteca, el smartphone.

Como hemos visto, la estrategia central es capturar las energías libidinoso-agresivas del público, en particular las de las mujeres jóvenes de cultura latina, mediterránea, católica, utilizando para ello como señuelo el arquetipo demétrico, pero arrastrando este arquetipo hacia el afrodítico, que se encuentra a mayor profundidad, más allá del velo de Isis tendido entre las Dos Columnas del templo masónico.

De ahí que profanación, profanización y neopaganización se den al mismo tiempo. Porque en definitiva la estrategia Madonna consiste en desactivar determinados mitos y símbolos cristianos y reactivarlos como mitos y símbolos neopaganos. En buena medida con las pantallas de cine y televisión, con las redes sociales, con los smartphones y el resto de dispositivos electrónicos como nuevos intermediarios entre lo profano y lo sagrado. Pero también difuminando la distinción de lo profano y lo sagrado, sacando lo sagrado a la calle.

La clave de todo está en el falo perdido de Osiris. MDNA = modified DNA. Esta es la clave también para descifrar muchos otros rituales de ingeniería social que hoy padecemos, como el de Diana (DiaNA) Quer.

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.