2016-11-07

The Purge 2 (Anarchy: La noche de las bestias)



Esta película es la bazofia vomitiva hollywoodense que ya conocemos, un arma de ingeniería social. Solo merece la pena verla si se quiere comprender cómo opera el poder y cómo la mafia que nos gobierna en la sombra nos manipula.

http://www.verpeliculasonline.com.ar/ver/purga2-anarquia.html



Lo interesante es que se trata de la mecánica sacrificial expresada de manera patente. Significativamente se realiza el 21 de marzo, en el equinoccio de primavera, que para muchas culturas ancestrales era el comienzo del año, en correspondencia con el renacimiento de la vegetación en el hemisferio norte.



Leo Barnes (Frank Grillo) es un sargento de policía que aprovecha La Purga para vengarse de un hombre que atropelló y mató a su hijo.

En todo el filme hay una vinculación muy estrecha entre lo social y lo familiar. La violencia es identificada con el varón y por lo tanto la película se inscribe en la campaña hollycapitalista de producción de la llamada "violencia de género".



De ahí que sea muy expresivo que tanto el pistolero como las armas aparezcan en la cama.



No hay ningún rasgo de la madre por ningún lado, y el niño muerto aparece solo una vez en esta foto, con su padre. A las madres se las ha tragado la tierra. Por lo tanto, nada de amor materno-filial. Y el amor paterno-filial es convertido en deseos de venganza. Así se fomenta la desestructuración familiar y se llega a presentar como noble su deseo de venganza.

El hijo aquí es como un objeto de posesión individual del padre que le ha sido robado, muy en la línea del régimen patriarcal que padecemos.



La Purga es una iniciativa de los Nuevos Padres Fundadores para hacer frente al desempleo, la criminalidad y la crisis en general. Donald Talbot es evidentemente Donald Trump.
"Soy Donald Talbot. Hace nueve [cifra ritual] años este gobierno fue elegido en las urnas y nuestra tarea era acabar con la gran epidemia delictiva que azotaba esta nación. La respuesta fue La Purga."
Es interesante la utilización del término "epidemia", sobre todo sabiendo cómo el hollycapitalismo las ingenieriza.

Pero esta secuencia ya nos da la clave para entender que en esta ficción hay mucho más de realidad de lo que parece. Si alguien quiere entender por qué, en contra de las apariencias, Donald Trump ha sido elegido por las élites para ser el próximo presidente de EEUU, que vea esta película.

De hecho los "nueve años" a los que se hace alusión son también muy significativos porque suponen superar los dos plazos presidenciales de 4... eso significa suspensión del Estado de derecho.



Al otro lado está Carmelo, una especie de Malcolm X, que defiende los derechos de los pobres y las minorías raciales.
"Hemos vendido nuestras almas a cambio de esta paz. Ya no oramos ante el altar de Cristo, Mahoma, Jehová. Ahora adoramos el altar de Smith&Wesson [si hemos entendido bien, marca de armas]."
Evidentemente de lo que se trata es de demonizar las religiones tradicionales, asociándolas a la violencia. De hecho se asocian subliminalmente religiones tradicionales, minorias raciales y violencia.



Carmelo, a pesar de ser un líder carismático del principal movimiento opositor, al que se le debería suponer un cierto nivel intelectural, se le presenta como un estúpido y un fanático. Con las gafitas de Gandhi o Lenon y poco más.

Por no tener, el movimiento no tiene ni nombre: su logo es el de los Nuevos Padres Fundadores de America (NFFA) tachado con una cruz rojo sangre grafiteada.

Después dirá cosas de gran altura intelectual, verdaderas alternativas al pensamiento único (irónico),  tales como:
"A la mierda los Nuevos Padres Fundadores. Que os jodan. Y a vuestro dinero. Y a vuestra puta Purga. [...] El cambio llegará cuando se derrame su sangre [la de la élite]. [...] ¡Preparaos para sangrar, jodidos ricos! ¡Ha llegado vuestra hora!"
Parece evidente la estrategia de ingeniería social que está aquí implícita: Se trata de fomentar la violencia y radicalizar a una minoría de la población. Pero al tiempo demonizar cualquier movimiento de oposición o alternativa al sistema para la mayoría. La misma mecánica la observamos en la producción de "violencia de género". Y hasta en las pandemias. Siempre inmunizar a la mayoría fabricando una minoría que opera como chivo expiatorio y en la que se concentra la violencia.



De la misma manera el movimiento patriota es retratado como estúpido, fanático y violento. Con su cruz cristiana como corresponde.

Lo importante es que el sistema genera una determinada violencia al mismo tiempo que canaliza la violencia social general. De ahí que sea tan importante generar una narrativa, que es sobre todo de orden simbólico, visual, que sea depositaria de este exceso de violencia. Para con ello generar a un tiempo identificación de una minoría y distanciamiento, inmunidad de la mayoría, como espectadores pasivos y neutralizados frente al televisor o el Facebook. Y esta minoría es la que finalmente está destinada a ser el chivo expiatorio del sistema en la crisis de turno.

En este sentido el filme es tremendamente manipulador, porque estos participantes en La Purga no solo son verdugos, sino al mismo tiempo víctimas. De esta manera las élites consiguen enfrentar a dos bandos, sin tenerse que manchar las manos. Divide et impera.



Como en otras entregas de la serie, la simbología utilizada no tiene desperdicio. Cualquier revolucionario es Dios. En este caso, hay que reconocer que tienen algo de razón. Si de algo saben las élites es de la imbricación de religión y política.



Otro tema con mucha presencia son caminetas blancas, en las que se mueven los diferentes grupos que se dedican a asesinar durante la noche de La Purga. Esta pequeña es la de los activistas tipo Anonymous, supuestamente independientes y antisistema.



Y otro tráiler mayor, también blanco, esta vez en el que circulan otros grupos de asesinos más organizados...



La película fue estrenada en 2014 y en 2016 fue el atentado de Niza, también con un tráiler blanco. Programación preventiva. El que pueda entender que entienda. De hecho la película se estrenó el 18 de julio y el atentado fue el 14 de julio...





Y para que no queden dudas de que los camiones blancos son un tema de los masones, tenemos tráilers gemelos. Ya hemos visto que es un tema caro a los Illuminati, utilizado también en medios de transporte como barcos y banderas falsas (Titanic-Olympic).

Aquí significativamente nos muestran los camiones gemelos, primero circulando en paralelo, y después tomando dos trayectorias distintas.

En un momento dado los protagonistas entran en uno de estos camiones blancos y descubren que los asesinos son mucho más profesionales de lo que creían:
"Cali:—Tienen la última tecnología. Alguien se ha gastado una pasta para hacer La Purga a conciencia. Están conectados a las cámaras de tráfico de la ciudad, para buscar objetivos, supongo.
Liz:—Las cámaras de tráfico las controla el Gobierno, ¿cómo han podido conectarse? En serio ¿quién es esta gente?
Cali:—Puede que tú sola te hayas contestado. [...] Te digo que esto es obra de los Nuevos Padres Fundadores."

Y por si no queda suficientemente claro, al final de la película uno de los "malos" del Gobierno nos dice:
"... los ciudadanos no matan lo suficiente. Así que nosotros ayudamos un poco para mantener el equilibrio de las cosas. Es un gran logro de nuestros Padres Fundadores y no podemos tolerar interferencias."
Si alguien todavía no ha entendido a lo que se va dedicar el Presidente Trump cuando llegue al poder que tome nota.





Los Illuminati siempre dejan señales, para poderse comunicar entre ellos, para que el que pueda entender entienda. Y para irnos involucrando a todos progresivamente en su satanismo. En este caso vemos cómo uno de los "malos antisistema" tiene la mitad izquierda de la cara, incluido el ojo, dañado, cómo se gira para mostrarlo. Alude a la lucha de Seth contra Horus, en la que el primero le daña o mutila el ojo izquierdo lunar. No están diciendo en clave que los "malos antisistema" como Anonymous están de hecho infiltrados y trabajando al servicio del sistema. Son del bando de Horus.



Nos muestran también una escena en la que el abuelo de dos de las protagonistas se ofrece para ser sacrificado por las élites, a cambio de 100.000 dólares.

Los Illuminati son conscientes de que con Internet los profanos cada vez conocemos mejor sus verdaderos rituales sacrificiales. Por eso están creando cada vez más rituales fake, como cortinas de humo que muestran el tema pero de manera simplificada, grotesca, casi cómica. Para que los borregomátrix consideren este tema como una ficción y nos desacrediten a los que nos ocupamos de él.

Y además identifican a los que creen en los rituales sacrificiales con los movimientos emancipatorios. Esto dicen del sacrificio de su padre y abuelo, respectivamente, Eva y Cali:
"Eva: —Así es como los ricos hacen su purga.
Cali: Dios mío, es lo que decía Carmelo."
¿Está claro? La única oposición permitida es la del tipo Podemos. Prohibido hablar de cualquier cosa que se salga del guión. Con las camisas de cuadros, las coletas y las rastas ya somos bastante radicales.



Por cierto Cali quiere llamar a su abuelo-víctima sacrificial. Pero entonces se da cuenta que se ha dejado el móvil, la cartera y el reloj en casa.

La misma historia que estamos viendo en todas las operaciones de ingeniería social, como en la de Diana Quer. Legitimación subliminal del control biométrico y de la agenda transhumanista. Los que nos gobiernan en la sombra son retorcidos, perversos, satánicos.



Como decíamos la violencia de La Purga y la "de género" se vinculan en todo momento en la película. La familia abuelo-Eva-Cali es también una familia extraña que trata de naturalizar la desaparición intencionada de la maternidad natural y el amor paterno-filial, pero sobre todo materno-filial. Más agenda desfertilizadora y transhumanista.

Aquí vemos la asociación evidente del arma con el falo. ¡Cuidado: los falos son peligrosos!

Otro ejemplo de cómo funciona el sistema hoy. Muchas palabras bonitas de cara a la galería: "somos democráticos, somos tolerantes, somos el mundo libre, somos metrosexuales", pero en la práctica los métodos que mueven la sociedad son patriarcales, autoritarios, fascistas, impositivos, diabólicos, en suma, tremendamente destructivos de las sociedades, las culturas y las tradiciones.



La bandera falsa-ritual de Orlando es la otra cara de la moneda para entender esta película. Si el hombre heterosexual es machista, violento, vengativo, las víctimas inocentes son los homosexuales. (Parecida estrategia a la del hollycausto judío.) Si los primeros se asocian al nacionalismo, al patriotismo y al populismo, las segundas son las "estrellas" del globalismo. Siempre con las víctimas de por medio para desactivar cualquier crítica real del pensamiento dominante. 

Orlando: ritual hierogámico-sacrificial.



Y junto al fomento de la homosexualidad masculina, el de la femenina. Mejor con un poco de incesto. Eva, la madre, le dice a Cali, la hija: "Dame la mano, pequeña." Pero en realidad tiene poco de "pequeña" porque la han puesto intencionadamente de la misma edad aparente que la madre. Otra vez, para evitar cualquier "mal" ejemplo de amor o ternura materno-filial. !Prohibida la virgen María! Esta es la máxima de los satanistas que nos gobiernan, también de los que están en el Vaticano.

En medio de la noche aparece una suerte de Gorgona que dice algo que no tiene desperdicio:
"Yo hago el trabajo de Dios. Él usa un terremoto, un virus. La población bajo control. Las masas se alimentan y crecen. Esta noche yo soy ese virus. Yo soy la puta peste hecha mujer. Y vosotros estáis en mi camino. Yo soy la Santísima Trinidad, la Santísima Trinidad, la Santísima Trinidad. Yo soy el Padre cabrón, el Hijo de Perra y la Santísima... [inaudible, pero ya incluida en "Perra"] ... el brazo derecho del mundo libre y la mano izquierda de Dios."
Así opera hoy también el sistema, enmascarándose detrás de la naturaleza cruel. En esto consisten las catástrofes "naturales" geoingenierizadas, los virus de laboratorio, los "accidentes" de transporte provocados...

Y otras muchas perlas más, todas llenas de intencionalidad. En un momento de la noche ven cómo suben a hombres a camiones:
"—¿A dónde se los llevan?
—No es asunto nuestro."
Así se prepara a la población para aceptar la próxima ley marcial.

Y por supuesto barriendo para casa:
"—El distrito financiero siempre está tranquilo. Los bancos se llevan el dinero. Por eso nadie viene aquí."


En el distrito financiero vemos a un agente de bolsa sacrificado. Le han colgado un cartel que dice:
"Nos robó nuestras pensiones y ahora está muerto."
Pero las dos columnas masónicas, la lámpara luciferina y la inscripción del cuerpo en un pentágono-pentagrama, formado por el frontón y el dintel, parecen indicar que es la masonería satanista la que ha sacrificado a algunos de sus "agentes", para salvarse ellos.



También vemos a los famosos "hombres de negro" que aprovechan La Purga para acabar con los disidentes. Otra vez la simbología del ojo izquierdo lunar o udjat, para que no queden dudas de para quién trabaja.



Finalmente el grupo protagonista es capturado y convertido en un "lote" en una subasta de seres humanos para las élites. Los que los compren podrán matarlos en un coto de caza. Esta es otra de las modalidades de sacrificio cara a los Illuminati, la cacería humana, como la que nos cuentan los mitos y que los "expertos" en religión se creen que son cosa del pasado.

Se trata otra vez de una cortina de humo para que la gente encasille este tema como ficción y no como realidad.

Pero además es muy interesante que las víctimas sean subastadas. Nos muestra de manera muy clara cómo en el capitalismo la mercancía es antes que nada humana y es antes que nada víctima sacrificial. La máquina capitalista es antes que nada una máquina sacrificial.

La mercantilización, y en última instancia, el sacrificio, del ser humano, es lo que ha instaurado el régimen capitalista y lo que sigue siendo su motor. Esta secuencia es especialmente interesante porque nos muestra cómo la mecánica sacrificial, el espectáculo y el capitalismo se vinculan.



Y si antes teníamos a Donald Trump como Nuevo Padre Fundador —así de bajo ha caído "América"— la maestra de ceremonias de rituales sacrificiales no puede ser otra que Hillary Clinton. Si el primero orquestará los sacrificios sistémicos en este período terrible que se avecina, la segunda es la Isis de los ocultos.



Por eso no nos extraña que en un momento dado, la pantalla transparente que está frente a ella indique "Fallo del Sistema".

Nos lo están diciendo de manera bastante evidente: El "sistema" funciona fabricando intencionadamente sus "fallos". La clave del poder está en la crisis, en la excepción, en la ilegalidad, en la impunidad, en la bandera falsa, en la catástrofe ingenierizada, etc. En definitiva, en el "ordo ab chao".

Más información en:

"La Purga" (1): las elecciones son un ritual satánico.

"La Purga 3": la masonería satánica gobierna.

Pedro Bustamante es investigador independiente, arquitecto y artista. Es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder 1" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora habitualmente en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital y Katehon, así como en la serie de videoprogramas "Hollycapitalismo" en La Caja de Pandora.