2017-01-22

La Era Trump "nace por cesárea" en Rigopiano, tras la violación-sacrificio de la Cordera



Parece seguir habiendo una vinculación simbólica entre Washington y Rigopiano, que como hemos mostrado está a su vez vinculada a Roma, los obeliscos, Split. D-i-O-c-L-e-c-i-A-N-O - Donald. Split = Breitscheid(e)platz = solve = Era Trump.

Después de la violación y sacrificio de la virgen Santa Inés, en la víspera de su festividad, viene una parte del ritual cara a los satanistas: la extracción de los fetos. Que en definitiva es un parto artificial.

Todo el proyecto transhumanista está atravesado por esta dimensión satánica. Las primeras cesáreas son las que han realizado los magos negros desde el principio de los tiempos en rituales. Toda la ciencia es una derivación de las religiones de misterios.

Los herreros arcaicos y los alquimistas sacrificaban niños. Hoy es exactamente igual en la ciencia y la tecnología de punta. Los académicos-pedantes se han creído la cortina de humo de que hay un conflicto entre religión y ciencia. No han entendido nada, porque para eso están. Alguien que no entiende pero cree lo contrario es el mejor desinformador. Todo el sistema se basa en el concepto de idiota útil.

Lo que hemos visto a lo largo del día 21, el día de Santa Inés, en Rigopiano, no son personas rescatadas de debajo del alud, sino partos satánicos. Y hemos visto todo esto en paralelo al nacimiento simbólico de la Era Trump. Lo han hecho a la vez intencionadamente.

Todo forma parte de un mismo ritual, porque la clave para instaurar este orden global está en vincular simbólicamente todo el globo. Y especialmente los puntos clave. Roma-Washington, Diocleciano-Donald. Do you understand?

Por eso los medios nos muestran imágenes de los Vigili del Fuoco, con una resonancia a los misterios, sacando niños de debajo del alud. Por eso utilizan expresiones como "Un milagro" en los medios. Todo esto es un ritual ctónico.

http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/20/5881eb5de2704ecf5f8b4658.html



Hemos visto escenas parecidas en "Amatrice". En este caso el simbolismo es aún más evidente. Los que retornan del Inframundo lo hacen también del vientre de la "Amante" violada. Cópula dolorosa y parto doloroso. Alfa y omega. Recordemos el Obelisco-falo de Washington penetrando y naciendo de la vesica piscis. Los periodistas-cacatúas no han entendido un carajo.



Lo mismo con perros, en el terremoto de Norcia.



Es el viejo tema del viaje de Hades, acompañado por su perro, el Can Cerbero. O de Hermes y Anubis. Como el Perro de las Pinturas Negras de Goya. Nos gobiernan desde logias mistéricas, herméticas. Hasta que no se comprenda esto no se comprenderá nada.

http://www.europapress.es/internacional/noticia-bomberos-italianos-rescatan-perro-atrapado-escombros-terremoto-norcia-20161101123357.html

Lo importante es entender que todo esto forma parte de la agenda transhumanista. Nada es casualidad. Los personajes que finalmente interpretan la película de la realidad pueden cambiar, pero el guión está muy pensado, es muy sofisticado. En realidad es un serial que se va repitiendo con variaciones.

En este tipo de rituales, los medios no informan. Pero tampoco es exacto decir que desinforman. En realidad están participando del ritual, a pesar de que la mayoría lo hacen sin saberlo. Juegan un papel central en todo esto, en esta neopaganización de las masas.

De lo que se trata en última instancia es de desactivar la maternidad natural, y sustituirla por una maternidad cultural, médica, tecnológica, humanitaria. Es el viejo tema de la Madre Tierra, de la cueva-útero, etc. Saben que no pueden simplemente dejar de mostrar a las madres teniendo bebés. Que tienen que sustituirlo por algo.

Almodóvar también comprendió estas sutilizas con su Amante menguante. Todos nos estamos convirtiendo en amantes menguantes, mientras fabrican la violencia machista de telediario. Nos dedicamos permanentemente a penetrar a la Isis-Inteligencia Artificial. Pero es ella la que nos viola.



La clave está en estas sustituciones hierogámico-sacrificiales. La metáfora y la metonimia no son simplemente figuras poéticas, como quiere contarnos el conocimiento obtuso dominante. La estructura de la realidad es metafórica y metonímica, esto es, simbólica. Así funciona nuestro inconsciente, así funciona el lenguaje.



Por eso nos muestran estas escenas de partos simbólicos. Partos llenos de violencia y aparatosidad. Por eso en lugar de bebés ponen accidentados, de preferencia niños, para que la vinculación simbólica inconsciente sea más eficaz.

http://www.caraotadigital.net/internacionales/encuentran-con-vida-cuatro-ninos-y-seis-adultos-en-hotel-sepultado-en-italia/



Y en lugar de madres lo que vemos son bomberos, activistas, médicos, enfermeros, preferentemente hombres. Así están naturalizando la fertilidad artificial. Esto es agenda transhumanista, por si no lo sabías. 

Pero, como decimos, todo esto está vinculado con Washington, con la toma de posesión de Trump. Todo esto tiene un trasfondo satánico. En la Víspera de Santa Inés, antes de jurar el cargo, el presidente electo visita la Iglesia Episcopal de San Juan.



La Iglesia Episcopal de San Juan se encuentra justamente detrás de la Casa Balnca, frente a su fachada norte, al otro lado de la Plaza Lafayette. Precisamente en el límite de la cruz latina que conforman los cinco monumentos principales de Washington —Capitolio, Casa Blanca, Lincoln Memorial, Jefferson Memorial y Washington Monument—. Y en el vértice inferior del pentagrama invertido (satánico) que apunta a la Casa Blanca.



Como el Falo-obelisco, que se clava en el centro de la cruz, es significativo que este pentagrama invertido apunta a la Casa Blanca. Esto es, la "cabeza" de la Nación. La sede del Presidente ocupa el lugar de la cabeza en el pentagrama, y además en el pentagrama invertido. Todo ello frente al Falo-obelisco.

Parece evidente lo que significa todo esto. Los magos negros que nos gobiernan lo hacen apelando a nuestros instintos más bajos. Eso es el Cordero. Así también comprometen a las marionetas políticas. Pasar por la Iglesia de San Juan, antes de jurar el cargo, significa implícitamente aceptar todo esto. A buen entendedor con pocas palabras basta.



El Presidente es el "El Colgado" del Tarot. Por eso cruza una pierna. Para dibujar un pentagrama. Pero también una cruz. Como en Washington. También es la "P" del crismón invertida.



Por eso Donald Trump visitó, en la Víspera de Santa Inés, la Iglesia Episcopal de San Juan.



Un detalle curioso es que el crismón que se ve a la izquierda, que como hemos propuesto está inscrito en el plano de Washington, está también invertido.

https://www.washingtonpost.com/local/2017/live-updates/politics/live-coverage-of-trumps-inauguration/trump-enters-st-johns-episcopal-church/?utm_term=.401c66e43ab8

http://www.shorenewsnetwork.com/2017/01/trump-pence-begin-inauguration-day-with-service-at-st-johns-episcopal-church/

Al margen de la inauguración, esta iglesia ha sido muy vistada por presidentes estadounidenses, entre ellos Abraham Lincoln. Ha llegado a ser apodada la "Iglesia de los Presidentes". En ella se deben de esconder secretos reveladores para entender en qué consisten la podrida clase política. Que solo es parte del podrido sistema de poder-religión basado en el Falo.

La visita a San Juan el día de la inauguración presidencial se remonta a 1933, con la investidura de Franklin D. Roosevelt, que acudió con su mujer Eleonor. Desde entonces la mayoría de los presidentes acuden a San Juan antes de firmar. Lo significativo es que a partir de la siguiente investidura, la de 1937, se celebra en la Víspera de Santa Inés.

Todo esto parece encajar en lo que venimos diciendo del Cordero y la Cordera. La Cordera es Santa Inés, violada por el Cordero, San Juan, que se convierte en una víctima en potencia.

Creemos que hay una identificación entre el Presidente y San Juan, el Cordero. Que esto forma parte de un compromiso de fidelidad al gobierno encubierto del Falo. Y todo esto, supuestamente, se hace en paralelo al ritual público.



Por eso también visitó el Lincoln Memorial, otro presidente sacrificado. Y le hicieron la foto entre las Dos Columnas, al interior del sancta sanctorum.





Lo que decimos parece confirmarlo la vidriera que se encuentra sobre el altar de San Juan, en la que aparece el viejo tema de María Magdalena abrazando a Jesús en la Última Cena. Pero parece evidente que, en una iglesia de San Juan, el que la presida sea San Juan mismo. El Cordero es San Juan. Y la Cordera Santa Inés-María. El sacrificio encubre la hierogamia. La Eucaristía es también la Cópula. Todo esto es el Grial. Do you understand? 

https://en.wikipedia.org/wiki/St._John's_Episcopal_Church,_Lafayette_Square

Si esta iglesia es la "Iglesia de los Presidentes", si muchos de ellos la visitan antes de "coronarse", es porque, sospechamos, forma parte de un ritual pagano-satánico: la violación y el sacrificio de la Cordera-Agnes. Y además se trata de una hierogamia incestuosa. Así es que ya sabemos quién es el Falo de esta hierogamia: el heredero de Juan y de María, Pindar.

Otra curiosa coincidencia es que la punta superior del pentagrama representa el elemento fuego. Pero en el pentagrama invertido esta punta es la inferior, que pasaría a ser el elemento agua, como ocurre en el Sello de Salomón. La pirámide ctónica que se esconde en el interior de la pirámide urania masónica.

El agua justamente se corresponde con el Bautismo, así que tiene mucha lógica que esta Iglesia de San Juan el Bautista esté en el vértice de agua. Pero que al mismo tiempo es el de fuego, porque es una pirámide invertida. Juan + María = ritual de fuego y agua.



Y de hecho el elemento fuego también está vinculado a Santa Inés, cuya leyenda dice que fue quemada pero no se consumió (fuego y agua).

En suma, están vinculando simbólicamente el nacimiento de la Era Trump con estos partos asistidos desde el Inframundo, desde debajo del alud de nieve de Rigopiano. Y a su vez todo esto, como hemos visto, con el bautismo de nieve. Los Vigilantes del Fuego en la nieve.



Todo esto es mucho más significativo de lo que parece. Estamos ya en plena Tercera Guerra Mundial, pero sobre todo de las élites contra los pueblos, para instaurar el Nuevo Orden Mundial y seguir avanzando en la agenda transhumanista. La desfertilización es un tema clave. Pero también la utilización de la guerra de cuarta generación, como son la mayoría de estas catástrofes aparentemente naturales.

Cada día hay más y cada día son menos naturales. Tienen además una dimensión religiosa muy marcada. Están desactivando las religiones trascendentalistas, y en su lugar inculcando, de manera encubierta, una religiosidad neopagana, panteísta. Una de las dimensiones de esta religión hollycapitalista que se está constituyendo hoy es un panteísmo de la Naturaleza. Pero también de la ciencia y la tecnología.

El ecologismo no se puede entender sin esto. Toda la lógica de la culpabilidad cristiana, que estaba orientada al prójimo, la están sustituyendo por esta otra, en la que la relación fundamental es entre el individuo y la pseudonaturaleza, transformada por la tecnología.

En Alemania, por ejemplo, esta tendencia está mucho más avanzada que en España. Aquí es frecuente que un vecino te trate con total inhumanidad si no separas la basura en los cubos correctamente. Vivimos un proceso de deshumanización y desempatización progresivo, al mismo tiempo que todo se carga de una dimensión religiosa inmanente. Las naciones más desarrolladas son las más inhumanas, las más desencarnadas.

En todo esto las catástrofes "naturales" desempeñan un papel importante, porque son la irrupción súbita de una violencia de la que no se puede culpabilizar a nadie.

Con estas catástrofes "naturales" geoingenierizadas, pero que la mayoría no sabe que lo son, lo que están haciendo es devolvernos a la visión pagana de la Naturaleza terrible y amenazante. Pero al mismo tiempo lasciva y promiscua. Eurípides nos lo cuenta en "Las Bacantes", en la que Dioniso provoca un terremoto y derriba el palacio del rey Penteo.

Esta es otra forma de canalizar la violencia estructural del sistema, de cargarle el muerto a otro, en este caso a la propia Naturaleza, contra la que no cabe venganza. Están haciendo lo mismo con las pandemias de laboratorio.

Así también van reforzando cada vez más todo el aparato de crisis, que es la técnica política por excelencia de las logias que nos gobiernan en la sombra. Así lavan la imagen de ejércitos, cuerpos de seguridad, ONGs, activistas, voluntarios, al mismo tiempo que refuerzan el aparato represor de los Estados, preparándolo para crisis cada vez mayores.Y transfieren poco a poco todo este aparato a estructuras transnacionales, que no saben que están trabajando al servicio de una agenda macabra.



Parece ser que han elegido el Hotel Rigopiano, además de por su situación entre Roma y Split, porque reproduce la estructura de Washington DC y el Distrito de Columbia, con dos tramas giradas 45 grados.





Y en medio del jardín se ve una pirámide de 8 caras. Como las que tiene en realidad la Pirámide de Keops.

https://www.youtube.com/watch?v=HIcFkdAwoaY

Como en el crismón constantiniano la pirámide se encuentra en el centro de media "X". Es el Falo violando a Santa Inés.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.