2017-01-26

La Virgen María: prostituta sagrada o esclava MK Ultra avant la lettre (1)


Gaspar de Crayer, "La Virgen adolescente preparada por los ángeles en presencia de San Joaquín y Santa Ana", s. XVII, Musées Royaux des Beaux-Arts de Belgique, cat. 66.

Ya hemos visto que María es todo menos fruto del amor. Es el producto de una estrategia de control político de la casta en el poder con respecto al rico Joaquín, utilizando para ello a Ana, una antigua prostituta o sacerdotisa naditum. María es el tributo que Joaquín tiene que pagar a la casta político-religiosa en el poder, para conservar sus privilegios.

Y evidentemente, insistimos, él también se beneficia de ello. María es la víctima, víctima en el sentido pleno, sacrificial, víctima sacrificial redimida en tanto en cuanto lo pague con su cuerpo y con el fruto de su vientre. En última instancia toda economía es economía del vientre materno. 

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/01/santa-ana-no-es-la-madre-de-la-virgen.html

Esta interpretación, según la cual María es una moneda de cambio, la "libra de carne" que Joaquín debe ofrecer a la mafia en el poder, parece confirmarla el Evangelio de la Natividad de María. Aquí no es el escriba Rubén, como en otros evangelios apócrifos, sino el mismo Gran Sacerdote de Jerusalén, Isachar, el que le dice a Joaquín:
"Maldito sea quien no engendre hijos en Israel" (II.1).
Probablemente hay aquí también una referencia a las líneas de sangre. Desde cierta perspectiva, la casta en el poder es la ben-dita y los sometidos son los mal-ditos. La moral la impone la casta en el poder, como mostró Nietzsche.

Si Joaquín quiere participar del poder que le da su riqueza, tiene que pasar a ser, en algún grado, parte del clan. Aquí es donde entra Ana como puente, como infiltrada, como espía, aunque como ya vimos habría sido solo la madre adoptiva de María. La verdadera madre habría sido otra prostituta del templo. Quizás sea su abuela. Quizás esto es lo que se esconde detrás de la Santa Ana trinitaria.

Partimos de la base de que Joaquín es, muy probablemente, estéril. En este contexto no era normal no casarse y no tener hijos. El ángel que se le aparece en su retiro le dice que el Señor
"ha considerado el reproche de esterilidad que sin razón se te ha dirigido. Porque Dios es vengador del pecado, mas no de la naturaleza" (Natividad: III.1).
Esto son solo buenas palabras. En realidad el poder hace de toda anomalía relacionada con la fertilidad la oportunidad de tomar el control, de infiltrarse en el corazón de las comunidades, de los clanes profanos. El exceso o del defecto natural son los elementos en los que se basa todo poder-religión.

Después el ángel le dice algo cargado de simbolismo satánico:
"Y, cuando cierra una matriz, lo hace para abrirla después de una manera admirable, y para que se sepa que lo que nace así no es fruto de la pasión, sino presente en la Providencia" (Natividad: III.1).
Aquí se ve cómo una de las claves del poder-religión de todos los tiempos es, hasta hoy, el secuestro de la fertilidad natural. Y esto naturalmente se hace sobre todo secuestrando a la mujer, manipulando todo lo que tiene que ver con su erotismo, con su sexualidad, con su fertilidad, con la crianza de sus hijos, con la apropiación patriarcal de su descendencia, etc.

Vemos también cómo la agenda transhumanista que hoy padecemos, viene de lejos. Cómo el centro de todas las religiones es el control del vientre materno. Sea esto hecho de una manera más o menos científica, médica y tecnológica, que no son más que capas superficiales de una mecánica político-religiosa, hierogámica.

Que María es una moneda de cambio, la "libra de carne", se pone de manifiesto en diversos pasajes de los evangelios apócrifos:

Joaquín y Ana "habían hecho voto, si por si acaso Dios les daba un hijo, de consagrarlo al servicio del Señor" (Natividad: I.3).

El autor de la Natividad de María abunda en la interpretación de Robert Graves, según la cual Ana es una sacerdotisa naditum. Su arquetipo se corresponde con los de Sara, Raquel, Hazelelponi (madre de Sansón) y Hannah (Ana, madre de Samuel) (III.2). Una mezcla de antigua prostituta sagrada-cortesana-espía-esclava MK Ultra.

En este punto conviene subrayar la vinculación entre esterilidad e hijos excepcionales, superdotados. Más que de esterilidad natural nos están hablando, como sugiere Graves, de prostitutas sagradas que dan a luz en la sombra, cuyos hijos pasan a engrosar las filas de los servidores del templo (abusados, torturados, víctimas de sacrificios, prostitutas, eunucos, espías, supersoldados, líderes infiltrados, etc.). Solo vamos a entender lo sagrado si lo vinculamos a lo secreto. En la CIA saben tanto de religión como en el Vaticano. Sobre todo los jesuitas, que vinculan ambas organizaciones en el vértice de la pirámide. En última instancia son lo mismo.

Los textos oficiales nos hablan de esterilidad, pero esto es una tapadera. Ponen el foco en la esterilidad de Joaquín, pero lo verdaderamente relevente es la falsa esterilidad de Ana, que como decimos es una prostituta-sacerdotisa naditum, con hijos no reconocidos, porque en realidad pertenecen al templo.

Los clanes en el poder-religión conservan siempre estructuras sociales arcaicas que van siendo prohibidas en los clanes profanos. Los templos siguen funcionando con estructuras como el matrimonio de grupo, la poliandría o la poliginia, según los casos y las jerarquías de poder. Pero todo esto tiende a quedar oculto a los profanos.

Y a su vez las castas de iniciados controlan a los profanos infiltrándose en sus familias. Eso es María y eso es Jesús. Ana es el puente entre los iniciados y el profano Joaquín. Es una estrategia de ingeniería social, como hoy las estrellas de Hollywood y la Hollymúsica.

Los textos cristianos son manuales de ingeniería social, de espionaje, de subversión política, de contrainteligencia. Solo hay que leerlos entre líneas. Leídos entre líneas son una fuente inmensa de este conocimiento. Si se leen literalmente o sin comprender el doble lenguaje uno es simplemente víctima de la manipulación de las élites.
Volviendo a la manipulación de la maternidad natural, el ángel le dice después a Joaquín que
"las concepciones dilatadamente diferidas y los partos tardíos son de ordinario los más portentosos" (Natividad: III.2).
Esto sabemos que contradice a la naturaleza. Las madres de avanzada edad pueden tener problemas en el embarazo, bebés con taras. Hay que interpretar esto, por lo tanto, en clave de programación mental. Cuando más mayor es la prostituta sagrada que da a luz, más traumatizada está, más veces ha sido torturada y violada, más sacrificios humanos ha presenciado, más deshumanizada está, y por lo tanto mejores bebés produce para los fines perversos del templo.

Hay que recordar que existe una herencia genética que conserva estas cualidades "genéticamente mejoradas" para la programación mental, así como ciertos tipos de sangre más aptos, como es el Rh negativo. James Casbolt nos ha hablado de esto en "Agente enterrado vivo" (cap. 1).

Este es uno de los motivos por los que las castas en el poder-religión de todos los tiempos, hasta hoy, dan una extraordinaria importancia a los linajes de sangre, remontándose hasta figuras más o menos míticas, más o menos históricas. Pero que en todo caso pertenecen a los linajes de programación mental. Se habla mucho de racismo pero lo verdaderamente crucial es el clanismo.

Después de que sendos ángeles anuncian a Ana y a Joaquín que van a ser "padres" de María, se encuentran en la Puerta Dorada de Jerusalén. Esta tiene todo el simbolismo de los cultos ctónicos. Se llama Puerta Dorada porque se encuentra al oeste de la ciudad vieja, porque recibe los primeros rayos del sol saliente.

Significativamente cada uno de ellos recibe el mensaje por separado, a través de sendos ángeles. Esto pone de manifiesto hasta que punto María es todo menos fruto del amor, es una pura mecánica de poder, de control, de interés político. Eso es la "madre de Dios". 

La situación de la Puerta Dorada es importante. El "signo" del que hablan los evangelios (Natividad: III.4, IV.2), alude a una determinada conjunción astral. Lo mismo que la estrella de Belén. Los rayos del sol entrando en la cueva, con una determinada inclinación, en un determinado momento del año, un determinado año de un determinado ciclo —sárico, metónico o calíptico—, en una determinada relación con la luna, eventualmente en forma de eclipse, etc. Todo esto es el "signo", que es al mismo tiempo una hierogamia sublimada.

Pero esta hierogamia sublimada del Sol, eventualmente la Luna, y la Cueva ctónica se correponde con una hierogama real, con una cópula entre dos seres de carne y hueso. Por eso el ángel le dice a Joaquín que, cuando se encuentre con Ana en la Puerta Dorada, esta "se rogocijará sobremanera, al volver a verte" (Natividad: III.4).

Pero además hay que pensar, como hemos visto, que Joaquín no es el padre, sino que es inseminada por alguien de la casta en el poder.

María nace, y desde el principio nos dicen que está destinada a servir en el templo:
"Al llegar a los seis meses, su madre la dejó sola en tierra para ver si se tenía, y ella, después de andar siete pasos, volvió al regazo de su madre. Esta la levantó, diciendo: «Vive el Señor, que no andarás más por este suelo hasta que te lleve al templo del Señor». Y le hizo un oratorio en su habitación y no consintió que ninguna cosa común o impura pasara por sus manos" (Santiago: VI.1).
Esto alude a costumbres antiguas según las cuales los bebés recién nacidos eran colocados en el suelo, eran apartados de la madre, para afirmar la patria potestad. Pero esta mecánica patriarcal es antes que nada impuesta por los templos. Aquí vemos como la casta sacerdotal basa su poder en la apropiación de la maternidad, en su distinción y separación del erotismo, de la sexualidad, de la crianza. Todo poder-religión remite al vientre materno. Las pseudoteorías de género no han entendido nada de esto, porque son en realidad propaganda transhumanista encubierta.

El 7 parece hacer alusión a un culto lunar. De ahí se derivan también los Siete Dolores de la Virgen, que nos hablan ya de un programa de control mental mediante trauma. De hecho, lo que veremos es una "programación cruzada" de María y Jesús, como la que padeció Cathy O'Brien con su hija Kelly, mientras los presidentes estadounidenses y otros pervertidos altos "dignatarios" las torturan y violan ("Trance-Formación de América").

Ana nos viene a decir que María no es una niña normal, que está destinada a servir en el templo —"no andarás más por este suelo hasta que te lleve al templo del Señor"—.

Se habla de un "oratorio en su habitación", esto es, de una suerte de encierro, de reclusión, de privación, de abstinencia alimenticia. Todo esto forma parte de una preparación, de una programación previa a la que sufrirá en el templo. De la misma manera que los programas de control mental institucionales se alimentan del abuso intergeneracional y la programación en las familias, las iglesias locales, los hospicios, etc.

En otro evangelio el ángel le dice a Joaquín que María
"conforme a vuestro voto, se consagrará al Señor desde su niñez, y estará llena del Espíritu Santo desde el vientre de su madre" (Natividad: III.3).
Esto es lo que decíamos. Nacerá ya traumatizada como bebé de una prostituta-sacerdotisa largamente traumatizada. Toda la cultura es cultura de la perversión. Las referencias de la cultura dominante son siempre todo menos referencias. Esta mecánica es perversa porque el poder-religión es perverso y utiliza estos símbolos de manera ambivalente, como un doble lenguaje. El satanismo es simplemente la continuidad de estas prácticas en la sombra, mientras de cara a la galería se muestra lo contrario.

No estamos seguros de si Ana es realmente la madre, la abuela u otra prostituta, pero la mecánica no parece diferir mucho en un caso o en otro. Vemos también el régimen de abstinencia al que la someten:
"Y no comerá ni beberá nada impuro, ni vivirá en medio de agitaciones populares del exterior, sino en el templo, a fin de que no pueda enterarse, ni aun por sospecha, de nada de lo que existe de vergonzoso en el mundo" (Natividad: III.3).
Esto hay que leerlo, otra vez, como doble lenguaje. El corazón de las religiones es la transgresión, el ritual de sexo y sangre. La prohibición es el mecanismo de manipulación de masas que utilizan de cara al exterior. Si hay un sancta sanctorum no es para protegerlo de lo "vergonzoso" que hay "en el mundo", sino para lo contrario, para esconder la transgresión. Para regular, mediante el "velo de Isis", cuánta de esta transgresión interesa mostrar a los profanos para manipularlos, para producirlos y reproducirlos en el marco de una ingeniería social intencionada.

La verdadera reserva energética de una sociedad es este exceso libidinoso-agresivo que se atesora en el sancta sanctorum. Esto es lo que simbolizan los sacra, las cistas místicas, las arcas de la alianza, los griales, etc. A esto se le irá superponiendo progresivamente el tesoro, el oro, el dinero, sin abandonar jamás esta dimensión transgresora. Si es posible un dinero-deuda, un dinero-déficit, es porque está respaldado por esta dimensión transgresora, excesiva, por este doble juego. Entonces eran los templos y hoy son las agencias de inteligencia, pero en ambos casos la vinculación con el sistema monetario es muy estrecha.

Todas las religiones de masas occidentales están basadas en esta inversión, en este encubrimiento del ritual primitivo y pagano en el sancta sanctorum o en la cripta de turno. Esto es a fin de cuentas el satanismo. Mientras que, al mismo tiempo, de cara a la galería, se proclama la virtud, la bondad y la castidad, todo ello como un mecanismo de control e ingeniería social. La religión es antes que nada política, producción de valores, de moral, reproducción social.

El tema de la comida y la bebida, a las que se hace alusión, es también muy ambivalente, porque estas abstinencias pueden ser utilizadas de manera positiva o como parte de la programación mental.

El Evangelio de la Natividad nos da otra clave para entender que María va a ser otra prostituta sagrada como Ana:
"Y, con el curso de la edad, bien como ella [María] nació milagrosamente de una mujer estéril [Ana], de igual modo, por un prodigio incomparable y permaneciendo virgen, traerá al mundo al hijo del Altísimo, que será llamado Jesús o salvador de todas las naciones, conforme a la etimología de su nombre" (III.3).
María es otra Ana. La misma mecánica de producción de controlados mentales para el templo. Además, vemos ya cómo, en el caso de que estos hijos del templo sean varones, especialmente los de linajes muy programados, son candidatos privilegiados para ser espías, supersoldados, líderes políticos o de revoluciones de color, como será el caso de Jesús.


Anónimo, "Alegoría de la Niña Inmaculada con San Joaquín", s. XVII, colección privada.

Todo lo que decimos parece confirmarlo la obra anterior, en la que la niña María aparece encadena a una bola. Y además vemos la serpiente, asociada a los rituales eróticos, ctónicos, mistéricos, a las experiencias de trauma, que de hecho pasa entre las piernas de su padre Joaquín. Esto alude al abuso infantil que Joaquín estaría practicando con María, como preparación para su progamación en el templo. Sustitución del pecho y la leche maternos por el pene y el semen paternos.

Cuando María tiene un año, Joaquín da un gran banquete y la presenta "a los sacerdotes, a los escribas, al sanedrín".
"¡Oh Dios de nuestros padres!, bendice a esta niña y dale un nombre glorioso y eterno por todas las generaciones" (Santiago: VI.2).
Recordemos que María es la "libra de carne" que Joaquín, de alguna manera, está adoptando, pero pertenece al templo. Es una suerte de pacto tácito, de intercambio mercantil, que pone en cuestión todas las teorías económicas dominantes. Lo que carga de valor la cadena mercantil es siempre, hasta hoy, la mercancía humana, mercancía objeto de tortura, de abuso, de violación, de sacrificio. El ritual de sexo y sangre ha sido siempre el centro de toda la economía, también en el capitalismo y en el hollycapitalismo de hoy. Y cuando más dinero-deuda más exceso libidinoso-agresivo, más sexo y más sangre para cargarlo de valor.

El principal cometido de las agencias de inteligencia hoy es este: comerciar con seres humanos, proteger las tramas de tráfico de niños, de prostitución, de órganos, los rituales satánicos. Esto es el centro de la economía. Porque es donde el valor de cambio se vincula al resto de valores. Pero nunca lo reconocerán los académicos-farsantes porque para eso les pagan. Ni los Marx de turno que trabajan para las élites capitalistas para crear falsas alternativas al sistema.

La cita anterior significa que están pensando ya en hacer de ella una madre para futuros seres sagrados. Han esperado un año para ver si tiene buena salud, para ver si es digna para servir en el templo, aunque evidentemente han debido de elegir a Ana con los mismos criterios. Son linajes seleccionados. Lo que está implícito en todo esto es una estrategia de poder y de control social. Necesitan controlar al rico Joaquín. Su riqueza debe pagar un tributo humano. En concreto, ofreciendo a María —las primicias—, para que sirva como prostituta sagrada en el templo.

Los poderosos se frotan las manos al ver a la niña María de un año, porque saben que les pertenece, que podrán abusar de ella más adelante, o desde esa edad, protegidos tras los muros del templo.

Joaquín presenta también a María frente a los "príncipes de los sacerdotes", que exclaman:
"¡Oh Dios Altísimo!, pon tus ojos en esta niña y otórgale una bendición cumplida, de esas que excluyen las ulteriores" (Santiago: VII.2).
Los signos exclamativos se refieren de manera velada al abuso sexual. Esto las élites religiosas lo saben muy bien, pero no lo van a reconocer en público. Es el doble lenguaje que los vincula entre ellos, lo que cohesiona sus cúpulas, la perversión compartida y sublimada.   

Se refieren a que, por el momento, la redimen de su sacrificio, en la medida en que tiene cualidades para servir en el templo, para producir a otros seres sagrados. La sacrificarán cuando la hayan utilizado y deje de ser útil al poder, como hacen con las MK Ultra a partir de los 30 años, en que la programación tiende a fallar.

Cuando María cumple dos años Joaquín le dice a Ana:
"«Llevémosla al templo del Señor para cumplir la promesa que hicimos, no sea que el Señor nos la reclame y nuestra ofrenda resulte ya inaceptable ante sus ojos». Ana respondió: «Esperemos todavía hasta que cumpla los tres años, no sea que la niña vaya a tener añoranza de nosotros». Y Joaquín respondió: «Esperemos»" (Santiago: VII.1).

Mateo Gilarte, "La Presentación de la Virgen en el Templo", 1651, Museo del Prado, cat. P05604.

Como se ve, la van a entregar por completo al templo. En la Natividad de María leemos que el ángel le dice a Ana:
"... permanecerá en la casa paterna durante los tres años de su lactancia. Después, consagrada al servicio del Altísimo, no se apartará del templo hasta la edad de su discreción" (IV.1).
Todas estas referencias al 2 y al 3 nos hablan de la castidad y la promiscuidad, de la trinidad mixta, del rol de lo sagrado femenino como puente entre dos seres sagrados masculinos, entre un amante que la insemina y un hijo. De hecho, a continuación, en el mismo párrafo, se habla de su "servicio a Dios" y del nacimiento de ella del "salvador del mundo".

Esta noción de "salvador del mundo" hay que interpretarla en clave de ingeniería social, pero también de oposición controlada. Así son los líderes de los países opositores de turno: los Fidel Castro, los Hugo Chávez, los Kim Jung-un, a menudo vinculados a los linajes de poder de manera encubierta.

Insistimos en el paralelismo de Ana y de María. El ángel que le anuncia a Ana el nacimiento de María le está anunciando al mismo tiempo el de Jesús.


Atribuido a Francisco Antolínez y Sarabia, "La Presentación de la Virgen", segunda mitad del siglo XVII, Museo del Prado, cat. P00585.

Que María es desde un principio una moneda de cambio, inscrita en la trama del poder-religión, que ha sido desde antes de nacer "ofrecida a Dios", se pone de manifiesto también en otro pasaje del Pseudo Mateo. Dice que cuando José, María y todos sus hijos asistían a convites, lo hacía también la hermana de María
"María de Cleofás, que el Señor había otorgado a su padre Cleofás y a su madre Ana en recompensa por la ofrenda que habían hecho a Dios de María, madre de Jesús. Y para su consuelo le habían dado también por nombre María" (XLII.1).
Hay aquí una curiosa duplicidad del nombre de María. Similar a la que encontramos con Isabel. Creemos que estamos ante el uso encubierto de gemelas.


Francisco Pérez Sierra, "Santa Ana conduciendo a la Virgen", segunda mitad del siglo XVII, Museo del Prado, cat. P03282.

El Pseudo Mateo nos da otro detalle de María, con 3 años de edad, que nos recuerda cómo forman a las MK Ultra/Monarch para servir como "modelos presidenciales":
"Y María era la admiración de todo el pueblo; pues, teniendo tan sólo tres años, andaba con un paso tan firme, hablaba con una perfección tal y se entregaba con tanto fervor a las alabanzas divinas, que nadie la tendría por una niña, sino más bien por una persona mayor. Era, además, tan asidua en la oración como si tuviera ya treinta años. [...] ... es de notar que lo que mujeres mayores no fueron nunca capaces de ejecutar, ésta lo realizaba en su edad más tierna" (VI.1).
Así es como programan hoy a las esclavas, para ser "modelos presidenciales", para ser torturadas y violadas por los presidentes, por los monarcas, por los altos políticos, jueces y empresarios. Lo que quieren es que sean niñas o adolescentes, pero se comporten como mayores: "nadie la tendría por una niña, sino más bien por una persona mayor".

Lo hemos visto en las películas que utilizan para programarlas: "El Mago de Oz", "Alicia en el país de las maravillas", "Tú a Boston/Londres y yo a California", etc. María es lo mismo, pero en otro contexto cultural.


Paolo di Giovanni Fei, "La presentación de la Virgen en el templo", 1398-1399, National Gallery of Art, Washington D.C., cat. 1961.9.4.

La actitud de los dos sacerdotes que reciben a María en este cuadro es suficientemente expresiva de todo lo que estamos hablando. Todo el cristianismo es una tapadera de las prácticas de abuso sexual paganizantes que han sequido practicándose en la sombra hasta el día de hoy. Y todo en el marco de una vinculación muy profunda entre poder y religión. Por eso han tratado de separar estas dos cosas de cara a la galería desde hace siglos, y todos los intelectuales comprados por el poder han seguido el guión. La principal rebeldía intelectual consiste en desvelar este montaje, en mostrar que poder y religión son la misma cosa. Que ambas consisten en la instrumentalazación del placer y del dolor. Los más poderosos son los más perversos.


Detalle del cuadro anterior.

Además, en este cuadro, vemos a la derecha un grupo de vírgenes —programadas Monarch avant la lettre— a las que va a unirse María. En un principio María no es diferente al resto de las prostitutas sagradas. Después nos dicen que destacará entre ellas. Pero esto está manipulado a posteriori, en función de la construcción del personaje Jesús, como estrategia de propaganda e ingeniería social.

En la Natividad de María, esta es presentada también en el templo con 3 años:
"... dejaron allí a la Virgen, para ser educada en el recinto del templo, con las demás vírgenes" (VI.3).
Vemos como es una de tantas, una prostituta sagrada más.

El tema de los ángeles que la visitan hay que leerlo también en clave de programación mental. Son tapaderas, pero al mismo tiempo disparadores de control mental, de paso a álters disociados, naturalmente en paralelo al abuso:
"A diario, en efecto, era visitada por los ángeles, y a diario gozaba de la visión divina, que la libraba de todo mal..." (Natividad: VII.1).
Este "a diario" nos habla de una progamación sistemática. Todo esto encubre que a diario es violada y traumatizada por sus controladores, al mismo tiempo que se produce la disociación mental —"la visión divina, que la libraba de todo mal"—.

Pero este mismo mecanismo de control mental opera a nivel colectivo. Cuando los fieles se reúnen en una iglesia y rezan "líbranos del mal", en realidad lo que están es firmando es un pacto tácito en el que no quieren ver el mal, deciden barrer la mierda debajo de la alfombra y seguir viviendo de manera hipócrita como si no existiese. Y consiste también en que una gran masa de la sociedad se cree esta ficción. El mecanismo es el mismo que el de las MK Ultra. Por eso los mismos símbolos pueden ser utilizados para el control mental duro y el control mental blando. Porque cuentan con la complicidad de la gran mayoría de la sociedad.

Esto nunca cambiará. Siempre seremos minoría los que nos interesamos por la verdad.  

Estas figuras sagradas son las que articulan estos diferentes niveles sociales. Son la clave para entender cómo funciona el poder-religión. Pero no como figuras sublimadas y deformadas por la propaganda religiosa, sino como víctimas de la programación mental. Solo este inmanentismo permite comprender en todo su alcance el fenómeno religioso y su vinculación con el poder.

Por eso este tema se conoce tan poco. Porque es demasiado importante, demasiado estructural para que se pueda hablar de ello en las instituciones de manipulación de masas como las universidades o los medios.



Esta utilización de los ángeles como tapaderas y disparadores de control mental es muy evidente si observamos en paralelo el "ángel azul" del "San Juan en Patmos" de El Bosco (ca. 1489, Staatliche Museen, Berlín) y el "pájaro azúl" de "Alicia en el país de las maravillas". Todo esto es lo que está implícito en el "Blue bird" ("Pájaro azul") que da nombre al proyecto secreto antecedente del MK Ultra.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/01/alicia-en-el-pais-de-las-maravillas-y.html


Manuel Panselinos, ca. 1290-1310, Protatón, Karyes, Monte Athos.

Cuando María cumple tres años Joaquín dice que llamen a las
"doncellas hebreas que están sin mancilla y que tomen sendas candelas encendidas [para que la acompañen], no sea que la niña se vuelva atrás y su corazón sea cautivado por alguna cosa fuera del templo de Dios" (Santiago: VII.2).
Las candelas y el peligro de que "la niña se vuelva atrás y su corazón sea cautivado" sugieren un ritual de tipo ctónico, en el sancta sanctorum del templo. Después dice el texto que
"la niña no se había vuelto atrás. Y María permaneció en el templo como una palomica, recibiendo alimento de manos de un ángel" (VIII.1).
Nos están hablando de programación mental, no solo de tortura y abuso puro y duro, sino en el marco de un ritual religioso, de sexo y sangre. Esto es lo que nos cuentan las MK Ultra Brice Taylor, Cathy O'Brien, Arizona Wilder, Fiona Barnett. La "palomica" es un código para aludir, probablemente, a la felación y la ingesta del semen. Como hoy utilizan otros códigos. Por eso vuelve a aparecer el ángel con la palomica.


Presentación de María (detalle), finales s. XVIII, Catedral de Hajdúdorog, Hungría.

En esta obra vemos el episodio de las candelas, que da nombre a la Virgen de la Candelaria. Al fondo vemos un horno encendido, que hace referencia a los cultos ctónicos, a las prácticas de herreros y alquimistas, al fuego de las vestales. Y nos recuerda la íntima vinculación entre religiones de misterios, esto es, de ocultación del ritual de sexo y sangre, y ciencia, tecnología y medicina.

Porque en última instancia, insistimos, el poder-religión consiste en la toma de control del vientre materno. En este proceso estamos todavía hoy y la inmensa mayoría de la sociedad no ha entendido nada de la importancia que tiene esta apropiación por las élites de la maternidad natural. Así nos va.

Continuará.

Referencias:

Protoevangelio de Santiago, en Aurelio de Santos Otero (ed.), Los Evangelios apócrifos, Madrid, Biblioteca de autores cristianos, 2005.

Evangelio del Pseudo Mateo, en Aurelio de Santos Otero (ed.), Los Evangelios apócrifos, Madrid, Biblioteca de autores cristianos, 2005.

Evangelio de la Natividad de María, en Juan Bautista Bergua y Edmundo González Blanco (eds.), La crítica literaria: Los evangelios apócrifos, tomo 1, Madrid, Ibéricas, 2012.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.