2017-02-19

En el nombre del Falo —del padre y del hijo— y del Espíritu Vaginal (5)



Continuación de http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/02/la-naranja-mecanica-el-ritual-satanico.html.

La estructura geométrica de las dos imágenes del ritual satánico de "La naranja mecánica" parecen confirmar todo lo que venimos diciendo.



Ya vimos algo parecido en la imagen en contrapicado del Monolito de "2001", que representa la sizigia, y en concreto el alineamiento cíclico metónico, cada 19 años, de la Tierra, la Luna y el Sol.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/11/2001-el-monolito-es-el-ritual.html

https://www.youtube.com/watch?v=-7TyiDTdS6Q

En "La naranja mecánica", en lo que interpretamos como un ritual satánico de abuso intergeneracional de la dinastía Illuminati Alexander, volvemos a encontrar la Pirámide masona, con la base truncada y el Sol-Ojo en la cúspide. Y volvemos a encontrar la figura lunar-femenina, pero ahora en forma de vesica piscis o de mandorla mística.

Se trata de una estructura trinitaria de tipo mixto —masculino-femenino-masculino—, en la que la figura femenina actúa como puente entre las dos figuras masculinas. La reina como transición entre el rey saliente y el rey entrante, en una hierogamia-sacrificio.

https://www.youtube.com/watch?v=pT0r_PYrv80

La mandorla mística, intersección de los dos círculos de la vesica piscis, es la Vagina sagrada de la Madre, que recibe la semilla del Padre y de la que nace el Hijo.




Pero también la Sepultura, en la que es enterrado el Padre. Esta estructura estaba también presente, como vimos, en "2001", en la que el rey saliente muere en el lecho, frente a la cabecera de la cama, con una forma muy cercana a la mandorla mística, de color verde fertilidad. Y de la que a continuación nace el rey entrante.





El Monolito representaba por lo tanto parte de la sizigia, de la trinidad mixta, como elemento complementario de la mandorla mística, como el elemento fálico con respecto al elemento vaginal.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/12/2001-el-ciclo-metonico-de-19-anos-4.html

https://www.youtube.com/watch?v=FCtz0EPyKh0&t=1826s

En el ritual satánico de "La naranja mecánica" vuelven a aparecer todos estos elementos.

Ya hemos visto que el Falo es el protagonista, Falo que es al mismo tiempo el de Mr. Alexander y el de su hijo encubierto Álex. Y hemos visto también la divinización de una diosa femenina hollycapitalista que es el resultado del sacrificio de la maternidad. Es decir, el protagonista es el Falo, pero como contrafigura de una Vagina mística ausente. Enmascarada por una falsa femineidad, que es hoy la que representan el feminismo radical, la liberación sexual mal entendida y la pornstar.



Kubrick nos muestra la componente fuertemente patriarcal de este régimen de poder-religión masónico-satánico, en el que el patriarca de la familia, Mr. Alexander, ocupa el vértice de la Pirámide Illuminati. O mejor dicho, su ojo derecho traumatizado por el abuso ritual intergeneracional. Abuso que Mr. Alexander transmite a su hijo ritualmente, perpetuando la tradición satánica que atesora su linaje, sodomizando y dando de mamar con su semen a Álex, como sustitución del pecho y la leche materna y matriarcal.

El Falo sodomizador y amamantador es el del linaje Alexander, el que pasa de padre a hijo. Y lo mismo sucede con el Ojo. Repetición cíclica de una misma constelación astral, que se repite cada ciclo metónico de 19 años.



No parece una casualidad que Kubrick nos muestre el 18, el ciclo de Saros, en el momento en que Álex va a comenzar su iniciación MK Ultra, que entendemos completa en el ciclo de Metón, a los 19.

En la secuencia doble del ritual satánico el director norteamericano vincula el sótano y el ático de la mansión. Ambos cuadros hay que leerlos en paralelo, porque sabemos que Mr. Alexander y Álex no son más que dos encarnaciones de una misma figura, que encarnan el mismo Falo y el mismo Ojo traumatizado y psicopático característico de muchos Illuminati y MK Ultra.

Y efectivamente, ambas imágenes están asociadas compositivamente. El ático y el sótano están uno encima del otro. La música que suena en el sótano se orienta hacia el ático. En ambos espacios distinguimos la Pirámide truncada.



Y en ambos reconocemos el cuadro rectangular en el que se inscribe la vesica piscis, la mandorla mística o simplemente el hueco femenino.



Álex intenta suicidarse tirándose precisamente por este hueco. En el mismo lugar, desde el punto de vista compositivo, en el que se encuentra la mandorla mística en el sótano.



Esta vesica piscis y mandorla la podemos reconocer aproximadamente en el cuadro que preside el ritual.

De manera que está presente aquí también la misma idea de la Vagina sagrada como lugar de la muerte. Aunque en este caso el suicidio no termine consumándose y no tengamos una sepultura.



La escena sexual en el hospital, en el momento en que Álex sale del coma, parece confirmar toda esta interpretación. Simbólicamente se trata de una muerte y una resurrección —erección del Falo—, tras atravesar el umbral de la Vagina sagrada. Se trata de un muerte y de una resurrección iniciática, simbólica.

El hospital es ahora la madre. El médico y la enfermera echan un polvo a toda prisa que nada tiene que ver con el amor ni con la continuidad de la vida. Lo mismo que la medicina.

Pero a un nivel más profundo Kubrick nos está hablando de una madre ausente, de una madre científica y tecnológica que la sustituye. Esta madre del transhumano es la ciencia, la tecnología y la la medicina, y en particular la programación mental, protagonizado por el ritual de cercanía a la muerte, repetido cíclicamente para dar nacimiento progresivo a todos los álters en los que se disocia el esclavo MK Ultra.





Todo esto parece también encajar con otras referencias compositivas a la Pirámide, en las que se hace de hecho explícita también la pirámide ctónica que encubre la pirámide urania. Parece evidente que nuestra interpretación fálico-vaginal es acertada y que estaba en la mente del director estadounidense.



En otras palabras, en la composición de Kubrick parece reconocerse una hierogamia en la que el Falo masculino del patriarca de los Alexander atraviesa la Vagina mística de la matriarca.

Este mismo simbolismo lo entramos en el Obelisco-Monumento a Washington, que preside la capital estadounidense.

Por otro lado, hemos visto que Kubrick invierte la estructura del mito de Edipo. La asesinada aquí es la madre, en lugar del padre. Todo esto se corresponde con el sacrificio de la humanidad, pero sobre todo con el de la maternidad, que hoy presenciamos. Y del parto por cesárea, práctica derivada del satanismo, del último hombre.

Y se corresponde con el ritual satánico protagonizado por las dos figuras masculinas de la trinidad Alexander, en la que la figura femenina está presente, pero solo en espíritu, en concreto en la forma del cuadro de la matriarca antepasada de los Alexander.

Nuestra interpretación de todo esto es que el ritual fundador del linaje es un ritual satánico en el que se viola y se extrae el feto del heredero. Este ritual es al mismo tiempo la transición entre el régimen matriarcal y el patriarcal.

Algo parecido a lo que hemos visto con Diana de Gales. Sacrificio simbólico de la última madre de la era humana, antes de dar comienzo a la transhumana.

Todo esto simboliza la agenda transhumanista, la maternidad artificial y los programas de control mental mediante trauma, que ocupan un lugar central en este sacrificio del humano y de la maternidad natural, en esta violación y parto asistido del transhumano.

Los patriarcas del linaje Alexander llevan esta traumatización en la sangre, en el ADN. Esto es lo que simbolizan estas imágenes, que remiten a un ritual satánico fundador del régimen patrircal, en el que el feto es extraído de la matriarca del clan, que es sacrificada, para pasar a ser hijos del crisol de la ciencia.

Hasta que no se comprenda el trasfondo satánico de la ciencia, la tecnología y la medicina occidentales, y hoy de la agenda transhumanista, no se habrá comprendido nada.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.