2017-03-08

Santa Brice Taylor (1): el Falo del abuso intergeneracional amamanta a la prostituta sagrada

Detalle de la portada de "Gracias por los recuerdos", con Brice Taylor flanqueada por sus dos controladores principales, Henry Kissinger y Bob Hope.

Este libro debería ser lectura obligada en los colegios, si de verdad viviésemos en Estados de derecho y no en dictaduras maquilladas. Y Taylor debería ser santificada, si de verdad las iglesias estuviesen para valorar a los mártires que han sufrido por los demás. 

En este libro Taylor nos habla de la programación mental MK Ultra, en concreto del subprograma Monarch, como solo puede hacerlo quien lo ha padecido en sus propias carnes. Por eso este libro no es un simple manual de programación mental. Es la "vida y milagros" de Santa Brice Taylor.

Al principio hay varias prólogos de expertos en el tema, que nos proporcionan información general sobre estos programas, que provocan intencionadamente en las víctimas el Trastorno de Identidad Disociativo, antes llamado el Trastorno de Personalidad Múltiple. Producir psicóptas es la clave del poder. La psicopatocracia coincide con la aristocracia.

Uno de estos expertos es Walter Bowart, otro autor sobre el tema, que nos confirma algo que venimos investigando desde hace tiempo: que la programación mental ha estado de hecho siempre vinculada a la experiencia iniciática, con mayor o menor sofisticación y ritualización:
"Por eones de tiempo, a lo largo de toda la historia de la humanidad (hasta donde sabemos) la guerra y el trauma han creado este mal [Trastorno de Identidad Disociativo], que es multi-generacional, pasado a través del árbol genealógico familiar, de padres a hijos, en una cadena continua."
Otro experto en el tema, Ron Patton, nos proporciona una referencia interesante para profundizar en el tema de la utilización de gemelos en estos programas. Nos dice que el proyecto nazi "Lebensborn", que estaba a cargo de Heinrich Himmler, consistía en la cría selectiva y en la adopción de niños programados, y que de ellos un gran número eran gemelos. Este proyecto estaba vinculado a los experimentos de Josef Mengele en Auschwitz, en los que los gemelos jugaban también un papel importante.

Patton afirma que el 75% de las víctimas de control mental son mujeres, debido a que tienen mayor tolerancia al dolor y se disocian con más facilidad que los hombres. Y además afirma que la mayoría de las víctimas de control mental provienen de familias de abuso intergeneracional satánico. Esta vinculación es clave. Repetimos: la mayoría de las víctimas de control mental provienen de familias de abuso intergeneracional satánico.

Nos habla también del llamado "hermanamiento" o "gemelamiento" ('twinning') no biológico, una técnica de control mental en la cual dos niños jóvenes, inicialmente no relacionados, son iniciados en paralelo en un ritual de "alma gemela", para que compartan dos mitades de una determinada información, y hacerlos así muy interdependientes.

Patton proporciona una lista de referencias que están siendo utilizadas en programación mental desde hace décadas, empezando por "El Mago de Oz" y "Alicia en el País de las Maravillas", de las que nos hemos ya ocupado:

Novelas y películas de Stephen King, Altered States, Slepford Wives, Manchurian Candidate, Total Recall, Brainstorm, Long Kiss Goodnight, Johnny Mnemonic, Conspiracy Theory, Mindfield, 12 Monkeys, Barbwire, Fortress, Trancers III, Jacob's Ladder, Videodrome, Circuitry Man, Lawnmower Man, Color of Night, Blade, Enemy of the State, Adventures of Baron Von Munchhausen, Ninth Configuration.

También nos habla del Dr. Mengele, que "jugaba" a deshojar margaritas, mientras recitaba "te quiero, no te quiero", y cuando terminaba asesinaba a un niño delante de otro al que estaba programando. Y nos habla de niños arrojados a monos entrenados para abusar sexualmente de ellos. A esto es a lo que se dedican algunas partes de nuestras agencias de inteligencia y de nuestros impuestos.


"GRACIAS POR LOS RECUERDOS: ¡LA VERDAD ME HA LIBERADO!"


Portada de "Gracias por los recuerdos: ¡La verdad me ha liberado!" de Brice Taylor.

Pero sin duda lo más interesante de este libro es lo que escribe la propia Brice Taylor, cuyo nombre real es Susan Lynne Eckhart Ford. Porque son sus experiencias personales, porque involucran a las mayores figuras de la política estadounidense de las últimas décadas, porque nos muestran cómo todo esto se vincula con un poder superior en la sombra, que ella denomina el "Consejo", porque nos muestra cómo estas redes controlan el ejército, la inteligencia, el crimen organizado, Hollywood, etc., es decir, todo. Entendemos que el "Consejo" es alguno de los niveles de consejos Illuminati, el Consejo de los 13, el Consejo de los 33 o el Consejo de los 300. Luis Carlos Campos dice que Taylor se refiere al Consejo de los 13. Pero ella ni siquiera lo sabe, porque se limita a obedecer órdenes bajo estado de programación mental, que vienen a través de sus controladores, de mensajeros, de teléfonos, de emisiones de CCTV, etc.

Taylor comienza recordándonos lo que son las víctimas de programación mental: esclavos. Y esclavos que desempeñan papeles cruciales en los altos niveles de los Estados, que articulan las relaciones de las distintas figuras que conforman estos estados profundos. Este es un detalle importante que pone en cuestión de manera radical la manera en que los akabaladémicos y los medios de masas nos retratan el mundo en que vivimos. Todo lo que nos cuentan sobre poder, sobre religión, sobre política, sobre economía, es una farsa, una cortina de humo, desde las teorías de los profesores de universidad a las catatúas mediáticas.

Nos habla también de cómo la Fundación del Síndrome de la Memoria Falsa (False Memory Syndrome Foundation, FMSF), vinculada a la CIA, es utilizada como cortina de humo, y para desacreditar a los MK Ultra que consiguen salir del laberinto y exponer lo que saben. Mi experiencia propia con algunos académicos es que conocen esta fundación y este síndorme pero no conocen los programas de control mental ni creen que puedan existir tal como les contamos. Tienen lavado el cerebro y por eso son buenos académicos para el sistema corrupto que padecemos.

Brice Taylor fue una "modelo presidencial", entrenada para satisfacer los deseos sexuales pedófilos, pervertidos, sádicos, de numerosas personalidad de primera fila, al mismo tiempo que para ser un "archivo humano" que almacenaba y transmitía información altamente clasificada entre distintas figuras:
"Entre ellos: John F. Kennedy (sexo y entrega de mensajes), Lyndon Baines Johnson (sexo y entrega de mensajes), Henry Kissinger (controlador de mi archivo mental del Gobierno de EEUU e internacional), Nelson Rockefeller (utilización de mi archivo mental en coordinación con Henry Kissinger), Gerald Ford (sexo y entrega de mensajes), Jimmy Carter (entrega de mensajes), Ronald Reagan (sexo y entrega de mensajes), George Bush (utilización de mi archivo mental; él es un conocido pedófilo y tuvo sexo con mi hija programada Kelly), y profesionales de alto nivel del mundo del espectáculo, como mi «dueño» Bob Hope (sexo y envío de mensajes)" (#1).

NACIDA EN LA FESTIVIDAD SATÁNICA DE LA VÍSPERA DE SANTA INÉS


Certificado de nacimiento de Brice Taylor, donde vemos que provocan (ritualmente) su nacimiento el 20 de enero, en el que los satanistas celebran la Víspera de Santa Inés, y las inauguraciones presidenciales.

Taylor nos dice que el parto de su madre fue provocado para que coincidiese con la fecha en la que se realizan las inauguraciones presidenciales, el 20 de enero. Esto confirma todo lo que hemos dicho sobre el trasfondo satánico de estas inauguraciones, y el papel importante que en ellas juega la profanación de la maternidad, personificada en la violación, martirio y sacrificio de Santa Inés. Esto es, Taylor encarna, simbólicamente, a esta mártir cristiana, de la que abusan los paganos. Este es un detalle crucial para entender el rol que juega el satanismo en el poder, desde hace siglos y hasta hoy.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/01/las-tomas-de-posesion-de-presidentes.html

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/01/las-tomas-de-posesion-de-presidentes_18.html

Brice Tylor nace, por lo tanto, el 20 de enero de 1951. Quizás no sea una cuasualidad que fuese justo entre la segunda inauguración de Harry S. Truman, el 20 de enero de 1949, y la primera de Dwight D. Eisenhower, el 20 de enero de 1953. Entre dos presidentes, justo a la mitad del período de 4 años. Para más detalles simbólicos, el parto es provocado en el Hospital de San Juan de Santa Mónica. San Juan Bautista y San Juan Evangelista son figuras importantes en la masonería.

Taylor nos da detalles muy significativos sobre la sustitución del pecho y la leche de la madre por el pene y el semen del padre:
"Cuando mi madre me dejaba con mi padre para que me cuidara, no me daba de comer hasta que casi me moría de hambre. Entonces él cogía el biberón y me lo ponía delante, pero en lugar de dármelo, me metía el pene en la boca para que se lo chupara. Sentía que me moría asfixiada, ya que mi vía aérea estaba bloqueada y me atragantaba para poder respirar" (#2).
Es importante el tema de la sustitución. Y también el período de abstinencia que le precede. Esto es ya parte de la iniciación de la prostituta sagrada.

Además, el padre le introducía objetos en la vagina para que esta se ensanchara y fuese capaz de contener los penes adultos que abusarían de ella en el futuro, para empezar el suyo.

Taylor dice que su madre estaba también programada, y que su padre, posiblemente también bajo control mental, había sido también abusado ritualmente de niño.

Este abuso familiar era la preparación para el abuso que iba a sufrir poco después por parte del círculo interno de la iglesia local: la First Baptist Church de Woodland Hills, conectada mediante túneles a algunas de las viviendas del círculo de satanistas.


Brice Taylor de niña, cuando todavía no conocía otra cosa que el abuso familar satánico. Cuando ser violada y sodomizada por su padre era algo natural.

Nos dice que el reverendo de esta iglesia, Grant. B. Yeatman, abusaba de ella repetidamente cuando tenía 2 años, mientras le decía que era una de las "elegidas por Dios". El reverendo la obligaba a hacerle felaciones, al mismo tiempo que la chantajeaba emocionalmente con la temática del pecado y el infierno, diciéndole que la perdonaría si guardaba el secreto.

Lo importante es comprender que esto no son anomalías, sino el verdadero trasfondo de todas las religiones. Esto es lo que hacen en las cúpulas. Los líderes religiosos que practican el abuso ritual, la sodomía, la violación, la tortura, no hacen más que renovar con carne fresca el ritual de sexo y sangre que está en el corazón de todas las religiones, desde tiempo immemorial y hasta hoy. El abuso no es más que el grado cero de una mecánica que es siempre la de las grandes religiones de masas, especialmente de las tres grandes religiones occidentales, enteramente gobernadas, hasta hoy, por el Falo.


SANTA BRICE TAYLOR NOS REVELA QUE LOS ÁNGELES SON ÁLTERS DISOCIADOS

Taylor nos ofrece una perla para comprender la vinculación entre la disociación mental y el tema de los ángeles, una de las manipulaciones mayores de la Biblia:
"Cuando fui torturada hasta el punto de proyectarme fuera del cuerpo debido al dolor extremo, Ángeles de Jesús me hablaban amorosamente y me explicaban que tenía que volver a mi cuerpo..." (#2).
Como estamos viendo en otros artículos, esto es exactamente lo mismo que nos cuentan en la Biblia, pero entre líneas, cuando los ángeles se aparecen a Agar, a Sara, a Santa Ana, a la Virgen María, etc., especialmente cuando les anuncian que van a dar a luz a otro "elegido de Dios". De hecho, después nos habla específicamente de "personalidades ángel", creadas para soportar el dolor (#2).

Esta cita nos da una idea de en qué consistía la programación mental:
"Durante años, mi padre realizó una serie de brutales abusos físicos y psicológicos, de tipo ritual, entre ellos: confinamiento en jaulas, armarios y un ataúd, mientras me decía que me dejaría hasta morir; casi ahogamiento; aislamiento; agujas insertadas en zonas sensibles del cuerpo, falta de comida y de sueño; electrochoques con cables eléctricos, equipos de soldadura, aguijones para ganado, etc.; drogas; sofisticada programación hipnótica y electrónica; colgarme boca abajo en bosques aislados de nogales y en otros lugares; obligarme a participar en rituales de tortura y orgías; y abusar sexualmente de mí, cada vez de formas más pervertidas" (#2).

El padre de Brice Taylor, abusador y abusado, verdugo y víctima.

El padre traumatizaba a Brice y a su hermano, no solo directamente, sino también exponiendo a uno a la tortura y el abuso sexual infligido al otro, con la intención de generar la disociación del polo sádico y del polo masoquista, y de desempatizarlos con respecto al otro. La mecánica es exactamente la misma en la exposición permanente a la violencia en las películas y los medios de incomunicación y deshumanización de masas. Solo varía el grado. Si el abuso ritual es tan importante es porque es el grado cero del poder-religión, el centro oculto alrededor del que gira todo el sistema.

Como decimos, en paralelo al abuso familiar, Taylor era obligada a participar en rituales satánicos vinculados a la Iglesia de Woodland Hills:
"A los dos años, fui iniciada en el círculo interior [de la Iglesia] con una celebración en la que me ofrecían como la esposa de Cristo. Estaba drogada, vestida con un largo vestido de encaje blanco, y pasaba alrededor del círculo de miembros drogados sentados alrededor de una hoguera, en un solar vacío, en medio de la noche. Cada miembro me acariciaba sexualmente, después estaba tumbada en un altar para que me violaran y dedicaran a Cristo y al grupo. Los miembros del círculo interior vestían túnicas negras y participaban en orgías sexuales, y asesinaban y comían carne animal y humana. [...]

He participado en un sinfín de rituales que incluían ser quemada con velas, que me introdujeran un crucifijo en la vagina, mientras yacía en un altar o era colgada boca abajo en una cruz, que me clavaran agujas en todas las partes del cuerpo, incluyendo la vagina y el paladar, que matasen animales y bebés delante de mí, que me obligasen a comer su carne cruda y beber su sangre u orina. Otros niños participaban en los rituales, y cuando alcanzamos una cierta edad nos obligaban a participar en el asesinato de animales y bebés" (#2).
Taylor nos cuenta también cómo el padre utilizaba numerosas muñecas como parte de la programación, identificando a cada una con los distintos álters que eran creados mediante el trauma. El padre hizo un armario específico para las muñecas, con puertas de cristal, que Brice podía ver pero no usar sin el consentimiento de su padre. En correspondencia con cada muñeca, y tres chasquidos de los dedos, el padre activaba los distintos álters de su hija, en un momento en que para ella el abuso sexual y la tortura no eran distinguibles del juego y del amor por su padre. Así la arrastraba hacia el polo masoca, pero en otros momentos hacían lo mismo hacia el polo sádico.

Esta es la clave para comprender toda la ingeniería social, que es en esencia psicopatocrática, basada en sacar a las sociedades de sus posiciones naturales, equilibradas, sanas. Lo van haciendo poco a poco para que no nos demos cuenta, pero si se mira con perspectiva, acaban sacando a las sociedades de quicio, hasta el punto en que decir "los niños tienen pene" y "las niñas tienen vulva" parece una ofensa.

Entre las numerosas personalidades disociadas, el padre creaba "gemelas interiores", como Sharon, con respecto a la personalidad consciente, Susie (#2).

En paralelo al abuso familiar y vecinal-satánico, a Taylor la llevan desde los 3 años a bases militares cercanas, donde la programan de manera más sofisticada. Convinaban el trauma y los medios audiovisuales, pero siguían utilizando las muñecas y los juguetes con los que la programaba su padre. También la desorientaban con respecto al día, a la hora, al lugar.

Nos habla también de los pactos de su padre con la policía, para que este disfrutase de inmunidad, a cambio de ofrecer a su hija para el abuso. Este detalle es importante para comprender la institucionalidad o estructuralidad de estas redes. Como suele haber siempre vinculaciones de manera que la gente no se pueda salir fácilmente, porque está implicada toda la familia, a menudo varias generaciones. Cuanto más subimos en la pirámide más ocurre esto. El vértice del poder-religión es un vórtice que arrastra a los sujetos y los convierte en marionetas.


El artista Bob Hope, propietario de la esclava Brice Taylor. El poder premia la corrupción y la criminalidad porque son sus características estructurales. Los premios son parte de todo lo que se recibe a cambio de ofrecer el alma al diablo. Y por ofrecer "carne fresca".

Taylor es llevada a "mercados de esclavos de control mental", que se encubren ante el público como desfiles de moda infantil, pero en los que estos hacen striptease ante los clientes y son subastados al mejor postor. En uno de ellos Taylor fue comprada por el artista Bob Hope.


Charlie L. Horn, el tío de Brice Taylor, contratista militar, otra de las piezas del entramado. El abuso infantil forma una trama compleja y a todos los niveles del sistema, en contra de lo que nos cuentan para tender cortinas de humo.

El enlace entre la familia y las altas esferas era su tío Charlie (Charles L. Horn), contratista privado del Ejército, con su empresa Federal Cartridge. Pero el tío Charlie le dice a Brice que él es en realidad su padre.

Sea o no esto cierto, lo importante es que forma parte de una mecánica habitual de confusión de roles, para hacer de los niños abusados seres aún más frágiles y desestructurados. De lo que se trata es de que proyecten en distintas figuras la ambivalencia que han experimentado con respecto a sus padres, que oscilan permanentemente entre ser protectores y abusadores. Así, cuando el tío Charlie le presenta a Henry Kissinger, le dicen que debe llamarle "tío Henry". y después pasa lo mismo con Walt Disney y con Rockefeller. Estos bichos saben muy bien cómo entrarle a las niñas.

Kissinger la programaba desde muy pequeña. Uno de los ejercicios consistía en enfocar la vista con un solo ojo a una aguja clavada en la goma de un lápiz, y seguirla hacia delante y hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo, mientras el otro ojo seguía fijo. Al parecer esto formaba parte de la preparación para operar como "archivo mental" del gobierno en la sombra. Y de la bizquera típica de los MK Ultra.


La First Presbyterian Church, en Woodland Hills, una de las iglesias del vecindario donde el colectivo satánico traumatizaba a Brice Taylor.

Tras la First Baptist Church, los abusos siguieron en la First Presbyterian Church, también en Woodland Hills, donde el círculo satanista se ensanchaba y extendía a la escuela, los ensayos del coro, etc. En la casa de la directora del coro Taylor debía participar en grabaciones de pornografía snuff, donde bebés y niños eran asesinados (#2).

Como vemos la red de abuso iba extendiéndose, mientras seguía realizándose en el entorno familiar:
"En casa, en las tardes, mientras mi madre iba a recoger a mi abuela al trabajo en la Lockheed de Santa Mónica, y en mitad de la noche, mi padre continuaba con su propia forma de tortura: violándome, sodomizándome, filmándome pornográficamente con mi hermano, sumergiéndome en la bañera o en la piscina hasta que estaba a punto de morir, torturándome largamente en su taller de soldadura, utilizando electroschock con herramientas de soldadura introducidas en mi vagina, y dejándome fuera toda la noche sola bajo las tormentas. También guardaba cadáveres debajo de la casa para sus enfermas perversiones. Me torturaba y«entrenaba» en el sótano de la casa muchas noches antes de la cena, y me encerraba en cajas y me dejaba allí durante largos períodos de tiempo, a menudo con fragmentos de cuerpos de los cadáveres que guardaba. Una noche me llevó a un cementerio y me obligó a ver cómo desenterraba un ataúd, lo abrió, me obligó a meterme en él, y lo volvió a enterrar. Me disocié en más personalidades. Una sola disociación de la personalidad no fue suficiente para afrontar este trauma" (#2).

Curiosamente Brice Taylor también veía ángeles azules mientras la traumatizaban, un viejo tema en programación mental desde, por lo menos, tiempos bíblicos.

En otras ocasiones, el padre la encerraba en una vieja nevera en el garaje. Lo interesante de este caso es que volvemos a encontrar la presencia de los ángeles azules en el momento en que se produce la disociación:
"Sintiendo un frío insoportable y sin poder tomar aliento, sentí la presencia de tres seres etéreos, transparentes pero brillantes, ángeles de color azul místico, que de repente se materializaron fuera de la nevera y parecían atravesar el metal aislante para infundirme energía que me mantenía con vida. En un estado trascendente, era como si yo fuese mantenida en animación suspendida, mientras estos ángeles me prestaban su energía vital" (#2).


Y más resonancias: el "Blue Bird" aparece también en el disco de la popular canción "Thanks for the Memories", que creemos que da nombre al libro de Brice Taylor, y que formaba parte del filme "The Big Broadcast of 1938" en el que actuaba Bob Hope.

https://www.youtube.com/watch?v=C_kxAKymBrg

Continúa en http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/03/santa-brice-taylor-2-walt-disney-y-el.html.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.